Estrenos

El último hombre de Rodrigo H. Vila


El Apocalipsis tiene una nueva visión en El último hombre, una película que pretende mucho pero no logra llevar el relato a buen puerto.

Kurt (Hayden Christensen) es un veterano de guerra traumatizado por la muerte de su amigo. Vive sus días entre pesadillas y borracheras hasta que un día un predicador (Harvey Keitel) que anuncia el fin del mundo lo insta a prepararse para la catástrofe apocalíptica que está a punto de desatarse sobre la humanidad. Así Kurt consigue un trabajo y conoce a una chica de la cual se enamora (Liz Solari) y con la que decide intentar sobrevivir en un mundo que parece ya no tener lugar para los seres humanos.

La premisa del film es un tanto reiterativa, pero podría haberse llegado a un mejor lugar. La principal falla del relato está en su protagonista. Christensen carece de dotes actorales y, más allá de eso, su falta de emoción vuelve aún más tediosos los ya repetitivos textos en off.

El resto del elenco no logra lucirse en una trama muy pretenciosa que se sobrecarga de situaciones y personajes (tormentas, inundaciones, fantasmas en la mente del protagonista, un grupo de neonazis…) que en definitiva no se profundizan en ningún momento. Lo mismo que el vínculo de la pareja protagónica que parece más surgido de un cuento de hadas que de un film de fin del mundo.

La estética de la película, si bien demuestra todo el tiempo que no maneja un presupuesto alto, tiene momentos donde logra algún clima, pero en otros simplemente desaparece, particularmente en las escenas dentro de la casa del protagonista.

En conclusión

El último hombre es un film poco innovador que no entretiene y que descansa demasiado en un actor que no está a la altura de las circunstancias.

Puntaje 1.5 1.5/5
Readers Rating
0 votes
0