Listas de Visión

Top 10 de películas del 2017 por Sergio del Zotto


Continuamos la lista de top 10 del 2017 con el balance de otro de nuestros redactores, Sergio del Zotto.

10. The disaster artist: obra maestra de James Franco

Excentricidad en lo que se cuenta y sobriedad en como narrarlo es lo que logra James Franco con una dignidad apabullante, sobre el rodaje de una película desastrosa. Amor al cine en estado puro.

9. El porvenir de Mia Hansen-Love

La desdicha de una mujer madura como posibilidad de libertad y esperanza. Una protagonista parada en la mitad de la vida que rebosa futuro.

8. El otro hermano de Israel Adrián Caetano

Un director que pone su impronta personal en una película por encargo. Un film noir, metáfora de la degradación social, en un pueblo de mala muerte y peor vida.

7. La la land de Damien Chazelle

Entrañable amor al musical, un género que requiere que el espectador entre en el juego de un verosímil que de otra manera sería imposible. La mirada de Emma Stone bien vale para estar entre lo mejor del año.

6. Jackie de Pablo Larrain

La grandilocuencia y la intimidad más absoluta aunada para contar unos pocos días claves en la vida de Jackie Kennedy. La actuación de Natalie Portman es superlativa.

5. Aquarius de Kleber Mendonca Filho

Sonia Braga en una actuación monumental en un año de personajes femeninos fuertes que son abanderadas de la dignidad y la resistencia.

4. Elle: abuso y seducción de Paul Verhoeven

La provocación de no comportarse ante una situación traumática como el entorno espera. Llevar al límite a víctima y victimario, en roles reversibles. E Isabelle Huppert, una actriz gigante.

3. Baby: el aprendiz del crimen de Edgar Wright

Un musical en que bailan autos o la acción en tiempos de Spotify. Las mejores escenas de acción de los últimos tiempos, planeadas al milímetro.

2. Después de la tormenta de Hirokazu Kore-eda

Economía de recursos para narrar la cotidianeidad de un entramado familiar simple y complejo a la vez.

1. Sin nada que perder de David Mackenzie

La representación perfecta de lo que debe ser un western moderno, situado en el presente. La puesta en escena del dicho “ladrón que roba a un ladrón tiene cien años de perdón”, en la que los bancos son los nuevos y verdaderos criminales de estos tiempos.