Noticias

Sueño Florianópolis de Ana Katz fue premiada en el 53° Karlovy Vary International Film Festival


Sueño Florianópolis recibió el Premio Especial del Jurado y Mercedes Morán ganó el Globo de Cristal como mejor actriz en la selección oficial de la 53º Karlovy Vary International Film Festival en República Checa.

Se dieron a conocer los ganadores del prestigioso Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary que se llevó a cabo el Hotel Thermal de esa ciudad. La película Sueño Florianópolis obtuvo tres distinciones: Premio Especial del Jurado, la estatuilla a mejor actriz para Mercedes Morán y el film de la directora Ana Katz, además, obtuvo el premio de la Crítica Internacional (Fripesci-The International Federation of Film Critics).

Sueño Florianópolis -una coproducción Argentina / Brasil / Francia- se presentó el miércoles 4 de julio dentro de la Sección Oficial en el Festival que se llevó a cabo del 29 de junio al 7 de julio.

El Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary –calificado como categoría A- es uno de los más antiguos del mundo, celebrado anualmente en julio en la ciudad checa de Karlovy Vary. Además, está considerado como el más prestigioso de Europa Central y Oriental.

La historia sigue a una familia argentina que viaja a Brasil. Dentro del auto, Lucrecia y Pedro (psicólogos) y sus dos hijos adolescentes. Lucrecia y Pedro están, desde hace algunos meses, “técnicamente separados” (así ellos nieguen su estado), luego de décadas de matrimonio. Pedro y Lucrecia sienten la necesidad de vacacionar juntos. Marco, el brasileño que alquila a la familia la casa de veraneo, Larissa, su ex novia y César –hijo de Marco– se hacen amigos de la familia argentina. Marco promueve el disfrute del presente y la consciencia sobre la vida corta. Atraída por Marco, Lucrecia vive con él una aventura sexual. Pedro, ofuscado, descubre los encantos de Larissa y pasa el tiempo con ella. Quiere aprovechar sus días con la brasileña, antes de que ella viaje a San Pablo y se acabe el verano. En las playas, entre olas, cantobar y paseos acuáticos, nacen los romances cruzados y una atracción que salpica también a los hijos de unos y de otros. Los hijos aprovechan para vivir sus experiencias y todo se enreda un poco más.