Estrenos Solo para dos de Roberto Santiago Estrenos

Solo para dos de Roberto Santiago


Sólo para dos trae como protagonistas a Martina Gusmán y Nicolás Cabré en una comedia de enredos dirigida por el español Roberto Santiago.

Estrenos Solo para dos de Roberto Santiago

Un resort para parejas en las Islas Margaritas, el Sólo para dos, es llevado adelante por un matrimonio que ya lleva diez años y son el ejemplo de las parejitas ilusionadas que llegan a pasar para pasar una bella y romántica estadía en el lugar. Pero la pareja formada por Valentina y Gonzalo (Martina Gusmán y el español Santi Millán) parece estar desgastada y ella quiere abandonarlo, justo cuando llega una nueva camada de visitantes.

Entre los visitantes se encuentra un famoso cantante español, Jairo (el español Antonio Garrido), que llega junto a una joven y bonita muchacha a la que tiene enamorada; una mujer con su marido, pero fanática del cantante y que no dejará de provocarlo; y un hombre, solo, al que su mujer acaba de abandonar. Este último es Mitch, interpretado por Nicolás Cabré.

Lo que parece querer ser una comedia romántica, termina siendo una crítica ácida hacia el matrimonio, y poco efectiva cuando de humor se trata, con chistes simples y forzados. Gusmán y Cabré no tienen química, y mientras él se siente cómodo con ese tipo de interpretación que ya brindó varias veces, a Gusmán en la comedia se la siente poco cómoda. La actriz demostró ya su experiencia en cine (sobre todo habiendo protagonizado todas las últimas películas de su marido, Pablo Trapero) y en teatro, con Extraños en un tren y la actualmente en cartelera, La casa de Bernarda Alba, pero aquí está deslucida.

Dentro de la galería de personajes que se cruzarán constantemente en medio de este resort, destacan los españoles, son los únicos que parecen creíbles en sus personajes y que además tienen química entre ellos en las escenas que los tienen como protagonistas, más allá de un guión previsible y forzado por todos lados.

«Aquí honramos el amor», reza el tagline del Solo para dos, un resort que se percibe en las ruinas en una sociedad que ya casi no cree en el amor. Y es que si algo se puede destacar del film, es que no cae en lugares comunes. El resto, la transforman en una película totalmente prescindible.