Visionarios

Quebrando estereotipos: representaciones alternativas de la mujer en el cine


Aprovechando hoy 8 de marzo hacemos un recorrido por algunas películas que resultan de gran valor para pensar este día y el lugar de la mujer en la pantalla grande.

El 8 de marzo es conocido mundialmente como el Día Internacional de la Mujer. Tiendas, supermercados y marcas de ropa, entre otros, aprovechan a lanzar ofertas para homenajear a mamá, novia, amiga, hija, esa mujer especial en tu vida, vaciando de sentido y significación la conmemoración de este día: el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

¿Y para qué sirve celebrar o conmemorar este día? Podríamos pensar que sirve para concientizar o sensibilizar acerca de la situación de las mujeres en el mundo, para eliminar prejuicios, alentar la participación en la vida social y política en pie de igualdad, defender los derechos, promover la igualdad de género y, por supuesto, eliminar los actos de violencia hacia la mujer por el solo hecho de ser mujer o autopercibirse como tal.

¿Y qué mejor forma que el cine para concientizar, difundir y visibilizar el papel histórico o cotidiano de las mujeres que luchan por ser protagonistas de sus vidas y crear un mundo más justo y equitativo?

El cine como elemento creador de imágenes produce y reproduce significados, valores e ideologías a través de representaciones que en muchos casos rompen con los estereotipos tradicionales que encasillan a las mujeres en lugares comunes: mujeres heterosexuales que esperan al príncipe azul, que compiten no sólo con otras mujeres sino también con sus propias amigas por el hombre ideal, el mejor salón para el casamiento, los hijos más lindos y exitosos, o incluso mujeres con éxito profesional pero que anhelan la maternidad.

Aunque aún queda un largo camino por recorrer, hoy el cine está plagado de producciones que permiten romper con el protagonismo masculino, la normativa patriarcal y la desvalorización de la mujer.

Aquí van algunos ejemplos variados en época, género y nacionalidad. Son sólo unos pocos en un vasto espacio que afortunadamente está creciendo.

Thelma y Louise (Ridley Scott, 1992)

Retrato feminista por excelencia. Popular, marketinera y por lo tanto homenajeada hasta el cansancio, es una road movie polémica para su época en donde dos mujeres, hartas de la domesticidad y la abulia del hogar, se lanzan a la carretera y se convierten en protagonistas de su propia vida y en heroínas que se enfrentan a la violencia machista.

Las horas (Daldry, 2002)

Un homenaje a la obra de Virginia Woolf en tres actos, tres contextos históricos distintos que giran en torno a la clásica obra de Woolf Mrs. Dalloway y retratan la intimidad, los sentimientos y la lucha de tres mujeres distintas que buscan un sentido a la vida.

¿Y ahora adónde vamos? (Labaki, 2011)

Utilizando el conflicto político-religioso de fondo, la directora libanesa logra crear una historia con toques de comedia en donde se reflejan la comunidad, solidaridad y hermandad femeninas ante la adversidad y por sobre las diferencias religiosas.

La fuente de las mujeres (Mihăileanu, 2011)

Esta película francesa inspirada en la historia de Lysistrata también nos muestra la determinación de un grupo de mujeres de Medio Oriente, quienes apelan a la solidaridad y a la lucha para conseguir desarmar una costumbre patriarcal arraigada. En este pueblo en donde la falta de trabajo empuja a los varones a un plácido descanso en el bar mientras las mujeres se encargan de las tareas del hogar y de la tradicional búsqueda de agua en la fuente de la montaña, ellas deciden que es momento de cambiar las costumbres y realizar una huelga. Lo que resulta interesante de esta película es el método a través del cual deciden dicha huelga, el uso del propio cuerpo en una huelga de sexo hasta que los varones decidan hacerse cargo de la ardua tarea.

La princesa Mononoke (Miyazaki, 1997

Un clásico de animación japonesa que no podemos dejar de mencionar en este listado. Como tantos otros personajes femeninos de este director, Mononoke es una mujer fuerte e independiente; una antiprincesa criada por lobos en la naturaleza que defiende al medio ambiente.

Sucedió en Dagenham (Cole, 2010)

Siguiendo con las referencias a luchas femeninas, podemos enumerar algunas adaptaciones históricas. El film retrata la historia de las 187 trabajadoras de las industrias Ford, cuya huelga de 1968 con motivo de ser consideradas trabajadoras cualificadas y acceder a la igualdad salarial nos mostró la fuerza y determinación que pueden adquirir los procesos de lucha femeninos y los estigmas y abandonos sociales e incluso familiares a los cuales se ven sometidas las mujeres por defender sus ideales de igualdad social.

Sufragistas (Gavron, 2015)

Reciente película enfocada en las primeras mujeres que lucharon por el sufragio femenino en la Inglaterra de fines del siglo XIX y principios del XX, también nos muestra las consecuencias sociales que la defensa de sus ideales tuvo para las mujeres, habiendo sido alejadas de sus hijos o estigmatizadas por sus maridos.

 Ni Dios, ni patrón, ni marido (Maña, 2009)

En Argentina las primeras feministas se agruparon en torno al anarquismo. Cuenta la historia, Virginia Volten, cofundadora del periódico La Voz de la Mujer, cuyas páginas denunciaron la doble explotación de la mujer trabajadora por su condición de género y de clase, explotada por sus patrones pero también por sus compañeros.

Todo sobre mi madre (Almodovar, 1999), Volver (Almodovar, 2006) y Julieta (Almodovar, 2016)

Las películas de Almodóvar, centradas en el universo femenino y en la construcción de personajes femeninos fuertes, luchadores y en gran medida autosuficientes merecen -y ya cuentan- con gran variedad de análisis académicos. Los films citados se centran en la complejidad de las relaciones entre madres e hijas/os y en las diversas formas de vivir y construir esos roles en gran medida asociados a la figura de la madre que se desvive por sus hijas/os y que se rebela y lucha por salir adelante.

Miss Representation (Siebel, 2011)

Para cerrar esta lista recomendamos un documental el cual de una forma muy didáctica y entretenida que inevitablemente nos identifica durante los 90 minutos que dura la película, evidencia cómo los medios de comunicación contribuyen a la creación de estereotipos actitudinales, sentimentales y de belleza femeninos, reproduciendo la idea de “sexo débil” y atribuyendo la felicidad y realización personal a la belleza física al mismo tiempo que invisibilizan a mujeres en puestos gerenciales o con carreras profesionales. Este documental abona a la teoría que mencionamos al inicio de este artículo: el cine como medio de comunicación contribuye a la creación de estereotipos e influencia profundamente nuestras percepciones. Por lo tanto, una nueva forma de representar a las mujeres en la pantalla grande y chica es fundamental como forma de lucha cotidiana.

La cita para este fin de semana después de marchar el jueves y de exigir más derechos y menos flores: sillón, pochoclos y cerveza en mano para disfrutar algunas de estas películas y seguir visibilizando distintas formas de mostrar a las mujeres en la pantalla grande.