Festivales

Primera crónica 34 MDQ por Javier Luzi


El 9 de noviembre comenzó la 34 edición del único Festival de Cine Clase A de Latinoamérica, que se extenderá hasta el 18.

La 34 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata es en homenaje a su presidente José Martínez Suárez. Lo que ya en los papeles era una evidencia, desde el sábado se convirtió en una realidad. Tarjetas, carteles, la imagen de Joselo y dos de sus frases emblemáticas “las estrellas son las películas” o «estoy hecho de cine», antes de la proyección de cada película, se suman a la muestra en el foyer del Auditorium y a la entrega del Astor a la Trayectoria In Memoriam durante la Apertura. Su hija Fernanda accedió al escenario a recibir el premio después de un compilado del querido José y con un discurso sentido emocionó a todos los concurrentes.

La ceremonia también incluyó el Premio a la Trayectoria a Graciela Borges. El video compilado con algunos de sus trabajos más recordados (El dependiente, Pobre mariposa, La ciénaga, Monobloc) nos recordó por qué se la considera una de las más grandes actrices argentinas. El premio lo recibió con otro sentido discurso y de manos de Leonora Balcarce, Romina Ricci y Gastón Pauls.

Tras las palabras de bienvenida de la Directora del Festival, Cecilia Barrionuevo, se dio oficialmente por inaugurado el mismo con la proyección de Los muchachos de antes no usaban arsénico, el icónico film de José Martínez Suárez de 1976.

La competencia argentina comenzó con La botera, la ópera prima de Sabrina Blanco. Tati es una adolescente de Isla Maciel, que vive con su padre con el que no se entiende muy bien, bullyada por algunas compañeras de colegio, tratando de establecer un vínculo (que irá de la disputa a la atracción) con el joven que adquirió el bote familiar. Especie de coming of age, con una mirada no condescendiente hacia la clase baja pero no exenta de ciertos estereotipos y mitos fundantes con el que mira al Otro la burguesía, la película sigue el derrotero de su protagonista en la construcción de una identidad que se forja a partir del oficio antes que del género, lo social, lo educativo, lo económico y/o lo colectivo. Aunque todo ello también ande apareciendo de a retazos. Gran trabajo de la joven protagonista Nicole Rivadera.

Dentro de la Competencia Internacional se proyectó Scattered Night. La película coreana muestra la separación de una pareja pero a través de la mirada de los hijos. Quizá más circunscripta a la niña (ya sea por guion o por desempeño actoral) que al muchacho. Hay una puesta en escena y encuadres pensados, pero la historia no es muy original y hasta se vuelve algo repetitiva en su desarrollo, lo que se complica aún más llegando el final donde los mayores (que habían evitado las discusiones extemporáneas, los gritos, los reclamos y enojos) de pronto parecen haberse convertido en personas un tanto deleznables, dando un giro un poco insostenible de 180 grados.

El domingo se presentó el Funcinema Film Fest, el festival de comedia que ya va por su 6 edición. La mesa estuvo moderada por Miguel Monforte y participaron Gabriela Sáliche, Mex Faliero y Gabriel Piquet, el triunvirato que lo encabeza, contando pormenores y detalles sobre la implementación y sostén de un Festival independiente en el marco de una coyuntura gubernamental que no apoya, como debiera, a lo cultural y en una ciudad que, a pesar de ostentar la edición de varios festivales de cine y audiovisuales durante todo el año, también se desentiende bastante de ellos. A pesar de todo, el Funcinema sigue creciendo y anunció para el 4 de febrero de 2020 la apertura de inscripción de material para su 7 edición.