Estrenos

Los vagos de Gustavo Biazzi


El director de fotografía Gustavo Biazzi debuta como realizador con Los vagos, un coming of age que sigue a un grupo de veinteañeros durante el verano.

La película se centra en Ernesto, un joven de Posadas radicado en Buenos Aires. Junto con su novia, una chica que acaba de recibirse de abogada, regresa a Misiones con la idea de pasar unos días allí (cada uno con su respectivo grupo de amigos), para luego emprender un viaje hacia Florianópolis. Ernesto pasará la mayor parte de su tiempo junto a sus amigos, un grupo de jóvenes que sólo piensa en tres cosas: sexo, alcohol y diversión.

Durante una de esas noches, en una fiesta en la playa, una rubia capta la atención del protagonista. Ernesto, olvidándose por completo de su pareja, insistirá en conquistar a esta nueva muchacha (aunque no es la única por la que se siente atraído). Debido a que Los vagos está ambientada en la década de los ’90, sus protagonistas no cuentan con las redes sociales (o los celulares) para llevar adelante sus conquistas. Este grupo de millenials deberá ingeniárselas a la vieja usanza para poder “chamuyar” a las mujeres que se les presenten.

Pese a que Ernesto casi nunca se aleja de “los vagos”, estos personajes secundarios no cuentan con un desarrollo muy amplio en la película. Simplemente se puede deducir cuál es el más fiestero, al que más le gustan las mujeres, al que más le gusta tomar; pero nada más. Ni siquiera se ahonda demasiado en el personaje de la novia. De hecho, el foco de ésta está puesto de una manera más bien indirecta. Su personaje entra y sale constantemente de la trama (de hecho está más tiempo fuera de cámara que otra cosa).

La transición de joven a adulto es uno de los momentos culminantes en la vida de las personas. Aceptar y entender que la vida ya no se trata de emborracharse cada noche junto a los amigos y que cada acción que se toma tiene una consecuencia, es uno de los factores de este cambio. En Los vagos las decisiones erradas que toma Ernesto pueden confundir y hasta ofender a cualquiera, pero Biazzi demuestra que es simplemente un joven que está viviendo por última vez la etapa del “boliche en boliche” y que pronto deberá dejar ese estilo de vida atrás, para darle inicio a su etapa de adulto.

De hecho, el director (también guionista de la película) evitar juzgar a los personajes por las decisiones que toman. Si estos comenten errores garrafales o no, es algo que queda a merced de cada espectador. Biazzi simplemente propone retratar y ahondar en las (des)aventuras de este grupo, sin detenerse a hacer foco en las consecuencias de las acciones. Esto hace que Los vagos no sea una película completamente previsible, aunque sí se puede anticipar que las decisiones que va tomando Ernesto a lo largo de la trama complicarán el final feliz.

En conclusión

Gustavo Biazzi logra narrar con simplicidad y eficacia la vida de un grupo de veinteañeros. El espectador tranquilamente se puede sentir identificado con alguna de las situaciones que viven los personajes a lo largo de la trama. El director consigue, a través de Los vagos, retratar el tránsito de joven a adulto por el que atraviesan estos amigos y las personas en general.

Puntaje 3 3/5
Readers Rating
0 votes
0