Festivales

Les Avant Premieres 2019: Primera parte


Un primer vistazo a las películas que forman parte del ciclo 2019 del festival Les Avant Premieres que se caracteriza por mostrar películas francesas antes de que lleguen a la cartelera.

La guerra silenciosa

Lo nuevo del director Stephane Brizé (a quien Les Avant Premieres ha traído al país para presentar la película) es otro drama con fuerte carga de contenido social. En eso se parece bastante a El precio de un hombre. Nuevamente con el protagónico de Vincent Lindon, La guerra silenciosa retrata una larga lucha por parte de unos trabajadores de una fábrica de partes de autos que cierra y los deja sin trabajo.

Entre conversaciones con políticos y empresarios, apariciones televisivas y protestas en la calle, se va desarrollando una historia que deja en evidencia el lugar menor que ocupa el trabajador cuando se trata de grandes empresas. La fábrica en cuestión les había prometido cinco años de trabajo y decide cerrar cuando sólo pasan dos, después de incluso haber aceptado recortes salariales para mantener el trabajo que hoy les quitan.

No hay una preocupación por el desarrollo de los personajes por fuera de este ámbito. Son personas comunes, con familias que mantener y por lo tanto con la necesidad de un trabajo que los provea en una pequeña ciudad de Francia donde resulta cada vez más arduo conseguir un empleo.

Brizé narra la historia a través de largas escenas y con insertos de imágenes de televisión donde los canales de noticias exponen lo que sucede, focalizándose siempre en los momentos más violentos. Un film duro, con momentos de mucha tensión y un final abrumador.

Mi mascota es un león

Este año, Les Avant Premieres decidió proyectar una película para toda la familia, por lo que se ve doblada al castellano. Dirigida por el documentalista Gilles de Maistre, Mi mascota es un león utiliza la ficción para hacer una denuncia real.

La trama gira en torno a una niña cuya familia se muda, por cuestiones laborales de su padre, a África. Le permiten criarse junto a un león advirtiéndole de antemano que no debe encariñarse demasiado ya que sólo pueden compartir compañía durante sus primeros años de vida. Luego, el animal desplegará su espíritu salvaje y ella correrá peligro a su lado.

Rodada durante tres años para que se pueda crear una relación real entre la joven actriz y el animal, la película sigue por un lado la relación con este león y por el otro aquello que concierne al trabajo de su padre, lo que hace realmente y cuál puede ser el futuro de ese león. La niña, que de a poco se convierte en adolescente, no aceptará nunca dejar a su querido amigo a merced de un destino cruel.

Mi mascota es un león cuenta una historia apasionante de una manera por momentos demasiado simple, como si todo se pudiera solucionar de manera bastante más rápida y fácil. Es un film divertido y también emocionante, y con una denuncia clara que al final subraya con una leyenda. Un film que elige contar una buena historia para crear conciencia sobre la caza, en especial la caza de trofeos, la que se hace sólo por placer y por deporte.

La bruma

Una curiosidad dentro de la cartelera de Les Avant Premieres resulta esta película dirigida por Daniel Roby. La bruma es un film de catástrofe, en el cual París se ve, repentinamente y sin una aparente explicación, envuelta en una bruma fatal. Pero esa bruma sólo llega hasta cierta altura y así, el matrimonio recientemente separado con una hija se encuentra retenido en el último piso del departamento donde viven. La hija en cuestión queda atrapada a causa de la enfermedad que la hace vivir encerrada en una urna de cristal y por lo tanto momentáneamente a salvo. Pero los víveres, la electricidad, el agua, comienzan a agotarse y quizás la ayuda nunca llegue.

La bruma está protagonizada por Romain Duris y Olga Kurylenko y parte de una premisa intrigante que nunca termina de aprovechar. Aunque al final logre llegar a buen puerto, en el medio el desarrollo se sucede entre escenas predecibles y alguna un poco forzada.

De todos modos estamos ante un cine entretenido y atrapante, y que cuenta con un notable trabajo de fotografía. Un cine catástrofe interesante.

En liberté!

Dirigida por Pierre Salvadori (En un patio de París), En liberté! narra la historia de Yvonne, una joven policía que se queda viuda. Su marido fue conocido como un policía heroico y valiente, y esa es la imagen que ella trata de transmitirle a su pequeño hijo. Hasta que de pronto, y de manera casual, descubre algo de él que no sabía, y es que no era tan perfecto y noble como parecía.

A partir de ese hecho se ve conectada con un ex presidario recién salido, alguien que fue preso siendo inocente a causa de su marido. Sin decirle quién es realmente, ambos se sienten atraídos pero a su alrededor las cosas se suceden del modo más imprevisible. Porque ahí también anda dando vueltas el compañero de trabajo de Yvonne, un hombre que siempre ha estado para ella y a quien cada vez le cuesta más trabajo esconder lo que siente.

Lo más interesante de En liberté! es su tono de comedia alocada y absurda. Chistes que se repiten varias veces, secuencias de una acción exagerada, y la presencia reluciente de Adele Haenel que logra imprimirle a su personaje tanto humor como corazón.

Una película divertida, tonta y dulce. Un combo que funciona.

Llenos de vida

Lo nuevo de Agnès Jaoui como directora y protagonista es una comedia que se sucede durante una fiesta de inauguración de una mansión en las afueras de París. Una fiesta en la que convergen muchos personajes, entre ellos un famoso presentador de televisión, la hija que ahora escribe libros donde odia verse reflejado, su ex mujer preocupada por cuestiones sociales y humanitarias, su actual mujer a quien odia ver como una mujer de espíritu libre, su representante a cargo de la fiesta.

Entre música, bailes y karaoke, comida y alcohol, selfies y videograbaciones con el celular, es que se sucede una fiesta donde no todo será tan feliz. Vecinos que se quejan del ruido, una camarera cholula más preocupada en acercarse a los famosos que en trabajar, la productora que espera saber cuál será el futuro de su programa, la mujer que junta firmas a favor de una afgana a punto de ser deportada, la presencia de un viejo amor, son sólo algunas de las cosas que irán sucediendo y apareciendo durante esa tarde y noche.

Este punto de partida le sirve a Jaoui para desplegar temáticas como el amor, la paternidad, la vejez, el consumo e incluso las diferencias de clases sociales. Todo de manera sutil. Se puede decir que le falta profundidad sobre algunas cosas, pero lo cierto es que a Jaoui no parece interesarle más que el retrato de las interacciones sociales, a veces impresas de desencanto.
Divertida, melancólica y agridulce. Una combinación hermosa.