Estrenos

Las horas más oscuras de Joe Wright


Nominada a seis premios Oscar, incluyendo Mejor Película y Mejor Actor, Las horas más oscuras rastrea la figura del primer ministro británico Winston Churchill.

Cuatro son las semanas transcurridas desde el nombramiento de Churchill como primer ministro y la evacuación en Dunkerke. En ese período de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña estuvo a punto de negociar un tratado de paz nada más y nada menos que con Hitler. Las horas más oscuras retrata las negociaciones y la intimidad de uno de los protagonistas de ese momento clave. Aún cuando el desempeño político de Winston Churchill estuvo marcado por altibajos, el sustrato de toda su carrera lo colocó entre los hombres más importantes del siglo XX.

Los guionistas han comprendido que es más interesante centrarse en un corto período de tiempo, que realizar mamotréticas e inabarcables biografías de personajes célebres. Allí están para demostrarlo: El discurso del rey, La Reina, Jackie y La dama de hierro, entre otras. El guión de Anthony McCarten es eficaz en su concentración e intenta balancear los momentos en que las decisiones importantes son tomadas en su totalidad por hombres, con otros más íntimos, en los que Churchill comparte sus preocupaciones con un puñado de mujeres, ligeramente influyentes (su secretaria de turno y su esposa). El director británico Joe Wright, especialista en films de época no se regodea con la recreación minuciosa y detallista de ese tiempo, sino más bien en los oscuros y laberinticos rincones del cuartel general de guerra, los claroscuros del Parlamento y habitaciones lúgubres. Hasta un encuentro clave con el rey tiene lugar en una habitación bastante miserable. Pero el realizador de Orgullo y prejuicio imprime un relato en el que la palabra tiene un gran peso. Sobre todo tratándose de Churchill, un político que era un disparador de frases que se convertirían en célebres. Sus discursos lo llevaron a levantar la moral del pueblo británico. Aún cuando algunas de sus decisiones políticas fueran cuestionables, poseía una gran verba que hipnotizaba a su pueblo. A tal punto que le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura.

Pero Las horas más oscuras no tendría el peso que ha logrado en las nominaciones al Oscar si no fuera por la actuación de Gary Oldman. Su caracterización del personaje es notable. Aún cuando simultáneamente haya grandes actores haciendo el mismo papel (en televisión, The Crown tiene su Churchill interpretado por John Ligthgow y en cine, en esta misma temporada, Brian Cox, también encarna al primer ministro).Su acercamiento a Winston va por el lado de la actuación, en lo que podría haber sido una mera imitación. Para ello cuenta con un aliado indiscutible, la perfección del maquillaje. Por momentos es imposible ver a Oldman debajo de de esa cara que le fabricaron.

En conclusión

Lejos de acartonamiento, con algunos traspiés en el afán de hacer al personaje un poco populista (la escena del subte es uno de los grandes desaciertos de Las horas más oscuras). Tampoco puede sucumbir a la tentación de concluir su película con la salida de su personaje principal “muy arriba” aún cuando se trata de una guerra, que es uno de los momentos más traumáticos de la historia de la humanidad.

Puntaje 3.5 3,5/5
Readers Rating
0 votes
0

1 comentario on Las horas más oscuras de Joe Wright

  1. Pingback: Críticas de las nominadas a los Oscar como mejor película - Visión del Cine

Comments are closed.