La inflación al consumidor en la capital japonesa subió al ritmo más rápido en 40 años

  • El IPC subyacente de Tokio para noviembre subió un 3,6 % frente al pronóstico previsto +3,5 %
  • El IPC de Tokio se mantiene por encima del objetivo del 2% del BoJ por sexto mes consecutivo
  • Los datos confirman la ampliación de la presión inflacionaria

TOKIO (Reuters) – Los precios al consumidor subyacentes en la capital japonesa, un indicador líder de las tendencias nacionales, subieron a su ritmo anual más rápido en 40 años en noviembre y superaron el objetivo del 2% del banco central por sexto mes consecutivo, lo que apunta a una inflación cada vez mayor. la presión.

Algunos analistas dijeron que el aumento, que se debió principalmente a las facturas de alimentos y combustibles pero se extendió a una gama más amplia de productos básicos, arroja dudas sobre la opinión del BoJ (BOJ) de que la reciente inflación de costos será temporal.

El viernes, los datos del gobierno mostraron que el índice de precios al consumidor básico de Tokio, que excluye los alimentos frescos pero incluye el combustible, fue un 3,6% más alto en noviembre que el año anterior. El aumento superó la expectativa promedio del mercado de 3,5% y el aumento de 3,4% en octubre

La última vez que la inflación de Tokio fue más rápida fue en abril de 1982, cuando el IPC subyacente fue un 4,2% más alto que el año anterior.

Los datos mostraron que, si bien el aumento se debió principalmente a las facturas de electricidad y los precios de los alimentos, las empresas cobraban más por los bienes duraderos, ya que un yen más débil encarecía las importaciones.

READ  Datos económicos chinos, el PIB japonés no cumple con las expectativas

«Los aumentos de precios se están ampliando y sugieren que un yen más débil podría mantener alta la inflación el próximo año», dijo Mari Iwashita, economista jefe de mercado de Daiwa Securities.

«La inflación subyacente al consumidor puede permanecer cerca del objetivo del 2% del BoJ durante la mayor parte del próximo año, lo que dificultará que el banco continúe argumentando que los aumentos de precios son temporales».

El IPC subyacente de Tokio, que excluye el combustible y los alimentos frescos, fue un 2,5 % más alto en noviembre que el año anterior, frente a una ganancia anual del 2,2 % en octubre.

BOJ UN EXTRAORDINARIO

El Banco de Japón ha mantenido las tasas de interés muy bajas en el entendimiento de que la inflación se desacelerará por debajo de su objetivo el próximo año cuando se disipe el apoyo de las ganancias del precio del combustible. Por eso, el banco central se ha mantenido al margen de la ola de ajuste monetario en todo el mundo con el objetivo de combatir la espiral inflacionaria.

En contraste con la experiencia de algunas economías occidentales, donde los salarios aumentaron con la inflación, el crecimiento de los salarios y los precios de los servicios se mantuvo moderado en Japón.

Entre los componentes que componen los datos del IPC de Tokio, los precios de los servicios en noviembre aumentaron solo un 0,7% respecto al año anterior, luego de un aumento anual del 0,8% en octubre. Eso se compara con un aumento del 7,7 % en los precios de los bienes duraderos en noviembre, que siguió al aumento anual del 7,0 % en octubre.

READ  El Promedio Industrial Dow Jones cayó el martes debido a que un fuerte sector de servicios señaló tasas de interés altas continuas.

Datos separados publicados por el Banco de Japón el viernes mostraron que el índice de precios de servicios corporativos, que mide los precios que las empresas cobran entre sí por los servicios, fue un 1,8% más alto en octubre que el año anterior. Eso fue más lento que el aumento anual del 2,1% en septiembre.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, ha dicho repetidamente que para que la inflación alcance de forma sostenible su objetivo de inflación del 2 %, los salarios deben aumentar lo suficiente como para compensar el aumento de los precios de las materias primas.

El lento crecimiento de los salarios ha sido uno de los factores que retrasan la recuperación de Japón de la pandemia de coronavirus. La tercera economía más grande del mundo se contrajo inesperadamente en un 1,2% anualizado en el tercer trimestre, en parte debido a la debilidad del consumo.

Los datos del IPC de Tokio aumentan la probabilidad de que se produzcan nuevas subidas de los precios básicos al consumidor en todo el país, que en octubre fueron un 3,6 % más altos que el año anterior, alcanzando también un máximo de 40 años. Los datos nacionales de noviembre vencen el 23 de diciembre.

(Reporte de Takahiko Wada y Leika Kihara) Editado por Sam Holmes y Bradley Perrett

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.