Biografías

Guy Ritchie: de las calles inglesas al sueño americano


El jueves pasado llegó a los cines Aladdin, y mientras el debate de los live action de Disney continua, nadie puede imaginar un producto tan comercial en manos de un director tan personal como Guy Ritchie (por lo menos en sus comienzos).

No todo era Disney y fantasía en los comienzos de Guy Ritchie, el director nació el 10 de Septiembre de 1968 en Hatfield, Hertfordshire (Inglaterra) y a los 27 años ya había realizado su primer corto The Hard Case. Allí se podría comenzar a ver su interés por el cine policial específicamente en los temas de ladrones, estafadores y persecuciones.

Peter Morton (uno de los fundadores de Hard Rock Cafe) vio potencial en Guy Ritchie y decidió invertir en su primer largometraje. Para ello se contacto con su sobrino Matthew Vaughn (Kick Ass, Kingsman) para que produjera Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998).

La película que llevaría al director a ser reconocido internacionalmente, seguía a un grupo de cuatro amigos que ponían dinero para entrar a un juego de cartas manejado por un poderoso mafioso. Al estar arreglado pierden el dinero y deciden armar un pequeño robo para pagar sus deudas, antes que la mafia acabe con ellos.

Como varias películas de Ritchie, la historia principal se ve envuelta con varias secundarias, en este caso la subasta de un par de escopetas antiguas y la aparición de varios personajes.

La película fue un éxito comercial y dio los primeros pasos a actores como Nick Moran, Jason Flemyng, Dexter Fletcher, Jason Statham y Vinnie Jones. Incluso tuvo la participación de Sting.

En el 2000, Ritchie produjo la adaptación Lock, Stock… una serie basada en la película que no tuvo tanto éxito.

Ese mismo año estrenaría Snatch: cerdos y diamantes, una serie de historias sobre criminales, boxeadores, gitanos y la mafia; todas mezcladas con un ritmo cada vez más acrecentado en la filmografía del director. Utilizando una cámara lenta para algunas escenas e inmediatamente acelerando la imagen o haciendo zoom en los rostros.

Volvería a trabajar con Jason Statham, Jason Flemyng y Vinnie Jones, sumando un elenco de estrellas como Brad Pitt, Benicio del Toro y Dennis Farina.

En el 2001 estaría en la producción de la serie Mean Machine protagonizada por Vinnie Jones, sobre un jugador de fútbol que arma un equipo en la prisión. La serie esta basada en el film The Longest Yard.

Después de casarse con Madonna, dirigiría el videoclip What It Feels Like For A Girl y el corto Star para BMW, con Clive Owen y la cantante.

En el 2002 llegaría el fracaso tanto en la crítica como en la taquilla del film Swept Away. La tercera película de Ritchie que esta vez estaba protagonizada por su mujer Madonna y que nada tenía que ver con su particular estilo.

Revolver (2005) sería su cuarta película esta vez con un guión en conjunto escrito con Luc Besson (El quinto elemento, El profesional).

La coproducción inglesa/francesa estaba protagonizada por Jason Statham y Ray Liotta y seguía a un apostador que entra en un juego que tiene terribles consecuencias. La edición del film fue aun más caótica de lo que Ritchie tenía acostumbrado al público y por eso se presentaron dos versiones, una con una linea temporal alterada y con escenas extras; la otra más lineal.

En el 2008 estrenaría su nueva película RocknRolla con Gerard Butler, Tom Wilkinson, Idris Elba, Thandie Newton, Mark Strong, Tom Hardy y Toby Kebbell. Volviendo a las historias de criminales, mafias y esta vez el añadido de una estrella de rock y su exceso consumo de drogas.

Al año siguiente, y debido al éxito que Robert Downey Jr. había cosechado con Iron Man, Guy Richie haría su primera gran producción en Hollywood. Una adaptación libre de Sherlock Holmes. Junto a Jude Law, Rachel McAdams y al recurrente actor en su filmografía Mark Strong.

La película mantenía el estilo del director en una Londres de época pero también con varios elementos steampunk en la mezcla. Se convirtió en el film con mayor recaudación de su carrera. Y se confirmó una segunda parte Sherlock Holmes: A Game of Shadows estrenada en el 2011, incluyendo a Noomi Rapace y Jared Harris como el villano James Moriarty.

Ritchie adaptó Los agentes de C.I.P.O.L. la clásica serie de espías de los 60. La película tenía a Henry Cavill y a Arnie Hammer en los papeles de Solo e Illya, un agente de la CIA y otro de la KGB que deben trabajar juntos. El ritmo del film y sus protagonistas hicieron funcionar la adaptación, aunque cada vez se veía menos el estilo del director.

Al mismo tiempo trabajaba en otra adaptación de un personaje épico El Rey Arturo: La Leyenda de la Espada que se estrenaría en el 2017. Warner Bros. Pictures pensaba armar toda una franquicia protagonizada por Charlie Hunnam, pero la taquilla no funcionó y tampoco impactó en el público como se esperaba. Salvo un montaje del principio, el film también iría perdiendo la mano de Guy Ritchie.

Llegando finalmente al estreno de Aladdin, versión live action del film animado de 1992.

En conclusión aunque menos recurrente, el tema de los ladrones sigue estando presente en sus historias, pero con el paso del tiempo los estudios han puesto más acción y esplendor en un director que se abocaba en contar historias más pequeñas.

El 2020 podría ser su vuelta a los films policiales con The Gentlemen, protagonizada por Matthew McConaughey, Charlie Hunnam y Colin Farrell. Y se espera que para el 2021 llega la tercera parte de Sharlock Holmes.

Will Smith is the Genie and Mena Massoud is Aladdin in Disney’s live-action ALADDIN, directed by Guy Ritchie.