Estrenos

Estrenos Los Indestructibles 3 de Patrick Hughes


El vejestorio de acción más conocido de Hollywood está de vuelta en Los Indestructibles 3, un gran fracaso en comparación a las primeras dos partes.

Estrenos Los Indestructibles 3 de Patrick Hughes  - Visión del Cine

Estrenos Los Indestructibles 3 de Patrick Hughes – Visión del Cine

Barney y su equipo se enfrentarán cara a cara con Conrad Stonebanks (Mel Gibson), quien años atrás fundó Los indestructibles junto a Barney, pero luego se convirtió en un rudo traficante de armas al que Barney debió matar (o al menos, eso creyó que hizo). La misión de Conrad es ahora destruir a Los indestructibles por lo que Barney decide traer sangre nueva al equipo.

Cuando uno se aproxima a un producto como Los indestrutibles sabe que se va a encontrar: una serie de referencias del cine de acción de los 80 y los 90 y sus figuras.

Al grupo ya conocido se unen esta vez Antonio Banderas, el vampiro retirado Wesley Snipes, Harrison «Indiana» Ford; y el malo de la ocasión Mel Gibson, que parece repetir su papel en Machete Kills. Estas nuevas inclusiones no aportan nada al film, menos pensar los jóvenes actores que vendrían a remplazar al equipo original.

Antonio Banderas hace de un psicótico guerrero que perdió a todo su equipo anterior y que no hace ninguna referencia a su participación en Asesinos con Stallone, Wesley Snipes vuelve en un producto a cine, que lo tenía abandonado; y quizás es el único nuevo personaje que da gusto volver a ver. Harrison Ford da un vuelta por el set y se va, por lo menos Bruce Willies aportaba un poco más de condimento a su personaje. Finalmente, Mel Gibson no solo actua mal en el film, sino que su personaje no tiene ningún tipo de construcción y hasta Jean Claude Van Damme en la segunda parte, era un desafío mayor para Stallone.

Mas de la mitad de la película es la preparación a la gran escena de acción final (algo similar en las anteriores) pero si esto les pareció insoportable, el clímax es inaguantable. Escenas de acción sin un chorro de sangre para pasar su clasificación de apta para todo público que hacen poco creible cada minuto de la película. El director no da espacio a ninguno de los actores nuevos o viejos y todo se centra en Stallone, que al grito de “Yo soy la ley” digo “Yo soy La Haya”, nos damos cuenta de que no hay nadie superior al protagonista que corre desesperado mientras un edificio se desploma a sus pies.

En conclusión el joven director Patrick Hughes (Red Hill) no da el mismo honor a las películas de acción de nuestra juventud, frente a la segunda parte dirigidida por Simon West (Con Air) o incluso al inicio de la saga que tuvo al mismo Stallone tras las cámaras.

Solo divierte un poco porque no paramos de ver actores conocidos que nos traen algún buen recuerdo de su carrera, pero, bien en el fondo, sabemos que estamos ante un producto mediocre y aburrido.

Por ahora solo queda esperar, Rápido y Furioso 7 que, como viene pasando en las últimas entregas, abandonó las carreras por la acción. Y en esta oportunidad enfrentará a Jason Statham, Dwayne Johnson, Vin Diesel y Tony Jaa, con la participación de Kurt Russell.