Estrenos

Estreno Una noche para sobrevivir de Jaume Collet-Serra


Un asesino a sueldo debe decidir entre la lealtad al clan mafioso al que pertenece o proteger a su hijo, al que ha abandonado años atrás. Todo en el limitado plazo de menos de 16 horas. Una noche para sobrevivir.

Si se inventara el juego: ¿Cuál es el nombre de la película en la que Liam Neeson escapa/busca/huye…? las posibilidades serían casi infinitas. Así, este irlandés de mas de 60 años, dueño de una filmografía muy extensa, que ha filmado con directores tan disímiles como Sam Reimi, Neil Jordan, Martin Scorsese, Woddy Allen, Ridley Scott y Steven Spielberg, entre otros, elige erigirse como el nuevo Charles Bronson, a un ritmo de repetición que resulta insoportable.

Si bien este thriller de acción tiene buenos elementos de guión, a cargo de Brad Ingelsby, a veces es mejor optar por pocos ingredientes que elegir la sumatoria de demasiados de ellos: redención, arrepentimiento, lealtad-traición, persecuciones callejeras, violencia extrema, códigos mafiosos, amigos enfrentados, sensibilidad social y una larga lista de temas entre los que el guionista no termina de decidir cuál dejar afuera. Y los acumula todos, no siempre de manera virtuosa.

Una noche para sobrevivir

Una noche para sobrevivir

El conflicto en Una noche para sobrevivir enfrenta a mafiosos con códigos morales. Jimmy Conlon (Liam Neeson) es un mercenario borracho en el fin de su carrera. Amigo y empleado del jefe Shawn Mcguire (Ed Harris), ambos tiene hijos que han tomado caminos opuestos (se podría decir que el problema se desencadena cuando el jefe del clan, se niega a aceptar un negocio de drogas, en este caso, heroína, propuesto por su hijo). Su negativa se debe a que ha visto morir demasiados amigos cuando en el pasado vendía cocaína ¿arrepentimiento o doble moral? El diablo mete la cola y en el medio queda atrapado el hijo de Conlon (Joel Kinnaman) el chico bueno, chofer de limousine y entrenador de boxeo en un gimnasio que aleja a jóvenes de la mala senda. Una muerte por acá, otra por allá, alguien está en el lugar que no debería en el momento menos indicado y todo se entreteje, con el telón de fondo del crisol de razas de una New York de suburbios. A ello hay que sumarle un viejo policía ( Vincent D’Onofrio) que investiga los crímenes de Conlon y le ofrece redención a cambio de confesar los muertos con los que carga.

Con actuaciones correctas y eficaces de quienes secundan a Neeson en Una noche para sobrevivir (Ed Harris, Joel Kinnaman, Vincent D’Onofrio). A todo el asunto le añaden, en la última parte, a un implacable asesino a sueldo demasiado parecido (en frialdad y apariencia) al Gus Fring de Breaking Bad, en este caso interpretado por el rapero Common.

Tras la cámara está el español Jaume Collet Serra (Desconocido, Non stop: Sin escalas) que dirige a Neeson por tercera vez. Su película tiene el ritmo que la acotada unidad de tiempo (la noche del título) exige. Pero la repetición de Nesson en roles similares la transforma en fácilmente olvidable. O posible de confundir con otras que ya vimos.

En conclusión

Tras la cámara está el español Jaume Collet Serra (Desconocido, Non stop: Sin escalas) que dirige a Neeson por tercera vez. Su película tiene el ritmo que la acotada unidad de tiempo (la noche del título) exige. Pero la repetición de Nesson en roles similares la transforma en fácilmente olvidable. O posible de confundir con otras que ya vimos.

Puntaje 3 3/5
Readers Rating
0 votes
0