Estrenos

Estreno Revancha de Antoine Fuqua


Arrancamos los estrenos con el último film de Antoine Fuqua (Día de entrenamiento), Revancha, protagonizada por Jake Gyllenhaal (Primicia Mortal).

Billy “The great” Hope es un campeón de boxeo. Felizmente casado con su novia de toda la vida, Maureen, ambos crecieron en un orfanato de Hell’s Kitchen, un barrio bajo de New York. Tienen una hija con la que viven en una mansión. Todo funciona a la perfección. Cuando Billy debe ir pensando en su retiro del deporte, sobreviene la tragedia y el peso pesado deberá comenzar de cero para recuperar la tenencia de su hija.

maxresdefault1

A la larga lista de películas sobre este deporte, se suma Revancha, que no llega para innovar, sino para atraer a una audiencia que celebra el cliché en el que se desarrollan las historias del esquema ascenso-descenso-revancha-redención. A esto se le añade una cuota de melodrama y… el plato está servido.

Es difícil lograr algo nuevo y sorprendente, sobre todo cuando la vara que impusieron Scorsese con Toro Salvaje, Clint Eastwood con Millon Dólar Baby y hasta Sylvester Stallone con Rocky, hace que el resto sea una mera variación sobre el tema.

Antoine Fuqua (Día de entrenamiento) aporta oficio, están las consabidas escenas de cámara lenta con sangre, sudor, saliva y golpes en el cuadrilátero, pero no mucho más.

Jake Gyllenhaal transita un camino por el que ya se movieron Robert De Niro, Mark Wahlberg, Daniel Day Lewis, Russell Crowe y Will Smith, entre otros. Y ese sendero es el de lograr una impresionante transformación física que sume a sus dotes interpretativas un plus de sacrificio. No basta con actuar, sino la suma del esfuerzo que supone entrenar como un profesional. Y se sabe que esa tarea redunda en beneficios a la hora del prestigio y que supone estar en la lista de los nominados en la temporada de premios. La sorprendente performance de Jake es de lo más logrado en Revancha.

Forest Whitaker es Thik Willis, el entrenador que debe rescatar de las cenizas al ex campeón, le enseñará una nueva técnica, que en las películas de boxeo siempre es metáfora de otra cosa. Maestro y alumno se retroalimentan.

El desafío de subir al cuadrilátero, caer y volver a levantarse. Ponerle el cuerpo a la vida.

En conclusión

Jake Gyllenhaal transita un camino por el que ya se movieron Robert De Niro, Mark Wahlberg, Daniel Day Lewis, Russell Crowe y Will Smith, entre otros. Y ese sendero es el de lograr una impresionante transformación física que sume a sus dotes interpretativas un plus de sacrificio. No basta con actuar, sino la suma del esfuerzo que supone entrenar como un profesional. Y se sabe que esa tarea redunda en beneficios a la hora del prestigio y que supone estar en la lista de los nominados en la temporada de premios. La sorprendente performance de Jake es de lo más logrado en Revancha.

Puntaje 3 3/5
Readers Rating
0 votes
0