Estrenos

Estreno Mommy de Xavier Dolan


El niño terrible del cine canadiense regresa con la que quizás sea su mejor película, Mommy.

25 años tiene ese muchachito llamado Xavier Dolan y cuyo quinto largometraje llega ahora a nuestras salas. Sin embargo, con su innegable juventud, en Mommy demuestra una madurez cinematográfica sorprendente que nos hace replantear ciertos prejuicios que todavía podíamos algunos tener con su cine.

Porque mientras en sus primeras películas el joven director se regodeaba entre sus recursos cinematográficos favoritos, de manera casi caprichosa, en Mommy todo está en función a la historia. Exactamente eso, cada decisión funciona.

Si bien en Tom a la ferme ya nos encontrábamos ante un Dolan más maduro, capaz de crear climas densos y oscuros de manera menos forzada, en esta última película todo fluye con mucha naturalidad más allá de que nada este librado al azar. Por ejemplo, es imposible no mencionar el formato. En 1:1 (pantalla cuadrada), Dolan decide contar casi toda esta historia, porque hay momentos claves en los que nos va a querer dar un respiro aunque éstos sean muy breves.

El elenco resalta muchísimo además. Anne Dorval nos entrega a una de las madres más icónicas del cine. Una mujer sexy, de clase media, sola con un hogar a cuestas, vulgar a veces, pero dispuesta a no abandonar a su hijo problemático, como tan fácil podría ser para ella en una Canadá ficticia en la que el Estado puede hacerse cargo fácilmente de situaciones como estas.

Mommy-vision del cine

Mommy-vision del cine

El papel principal esta vez Dolan lo cede (aunque se guarda un pequeño pero importante cameo), a un Antoine-Olivier Pilon fantástico en su locura, capaz de generar ternura, compasión pero también desesperación e impotencia.

La otra parte de este triángulo es el personaje que interpreta Suzanne Clément, una vecina con un trauma que ya le impide trabajar por lo que está mucho tiempo en su casa y poco a poco va a acercarse y a modificar la vida de los dos personajes principales.

Como explicaba antes, cada recurso está en función de la historia, de esta historia pequeña pero intensa. Y acá, la música es fundamental. Es curioso que si les contara (prefiero no hacerlo, el impacto es diferente) las canciones que suenan, se sorprenderían por lo populares que son y seguramente uno no pondría mucha fe a esas escenas. Pero Dolan las incluye de una manera tan natural, con un timing tan perfecto, que le da a cada canción del soundtrack un significado totalmente nuevo. Y eso que incluso en sus letras parecen contar mucho de la película.

Mommy es sin duda la mejor película de un director joven pero que todavía tiene mucho para ofrecer. Un filme arriesgado, intenso y con mucho corazón.

En conclusión

Mommy es sin duda la mejor película de un director joven pero que todavía tiene mucho para ofrecer. Un filme arriesgado, intenso y con mucho corazón.

Puntaje 5 5/5
Readers Rating
2 votes
5