Estrenos

Estreno La piel de Venus de Roman Polanski


Llega a las salas Argentinas lo nuevo de Roman Polanski, La piel de Venus.

París. En una noche tormentosa, Tomás, un director de teatro, está a punto de marcharse luego de un frustrado día de audiciones en una sala vacía. Irrumpe a última hora Vanda, una (en apariencia) vulgar aspirante a actriz, clamando por el casting para el papel protagónico de La piel de Venus. Luego de insistir, se desata un juego de dominaciones, desdoblamientos y máscaras en el que nada es lo que aparenta ser.

Roman Polanski adaptó, junto con el autor de la obra teatral (actualmente en cartelera en Buenos Aires) David Ives, la pieza del mismo nombre, que a la vez se basa en la novela de de Leopold von Sacher Masoch, cuyo apellido y a raíz de su libro, involuntariamente dio lugar al vocablo masoquismo.

la piel de venus- vision del cine

la piel de venus- vision del cine

El director polaco es un especialista en atmósferas opresivas y climas enrarecidos (El cuchillo bajo el agua, El bebé de Rosemary, El escritor fantasma) y esta no es la excepción. Su pericia es conocida al haber llevado al cine obras teatrales (La muerte y la doncella, Un Dios salvaje).

El oficio de Polanski logra que esta obra no sea un mero teatro filmado. Pequeños detalles en la puesta en escena hacen que aún tratándose de un único ámbito y un tiempo acotado, la tensión crezca y la acción fluya. El uso total de la escenografia, los desplazamientos en ella (Wanda manejando las luces de la sala, el aprovechamiento de lo que formaba parte del decorado de la obra que bajó de cartel), los hallazgos del vestuario (una bufanda de lana que hace las veces de piel) y mínimos recursos (el agregado sonoro de ruido de vajilla en una escena, cuando estos elementos no existen) forman partes de mínimos detalles que enriquecen el texto. Además se agiganta con la actuación de dos notables intérpretes, Emmanuelle Seigner y Mathieu Armalric (de un curioso parecido físico con Polanski de joven) llevando a cabo dos personajes, que se desdoblan en otros dos. Son lobos y corderos, seducen y son seducidos, son dominadores y dominados e intercambian roles en un abrir y cerrar de ojos. Erotismo e inteligencia en iguales dosis que hacen de La piel de Venus una propuesta de indudable magnetismo.

En conclusión

El director polaco es un especialista en atmósferas opresivas y climas enrarecidos (El cuchillo bajo el agua, El bebé de Rosemary, El escritor fantasma) y esta no es la excepción. Su pericia es conocida al haber llevado al cine obras teatrales (La muerte y la doncella, Un Dios salvaje).

Puntaje 4 4/5
Readers Rating
1 votes
3.5