Estrenos

Estreno AntMan de Peyton Reed


AntMan: El hombre hormiga, de la franquicia de Marvel llega una de sus mejores películas.

El Dr. Hank Pym (Michael Douglas) elige como sucesor en su experimento, a un ladrón de poca monta, Scott Lang (Paul Rudd). Lang es un tipo separado, con una pequeña a la que ve poco, cuya ex mujer está ahora en pareja con un policía. El científico tiene una hija (Evangeline Lilly) que sin revelar el parentesco que la une con Pym, trabaja en una corporación dirigida por un ambicioso villano, Darren Cross ( Corey Stoll), antiguo discípulo de Pym . Pym necesita un sucesor, Lang necesita redención. Este es el génesis del nuevo Ant-Man, el hombre hormiga.

El director Peyton Reed tiene pulso para balancear acción con comedia, lo que hace que la película fluya sin solemnidad para mayor entretenimiento.

Escrita por Edgar Wright, Joe Cornish, Adam McKay y Paul Rudd, el conjunto supo ir por el lado del humor y del absurdo, acertando en el matiz del héroe querible y cercano.

Los guionistas eligieron ver la acción desde el punto de vista pequeño, la visión de la hormiga, más chico, menos espectacular, pero no por ello menos eficaz. Y si en la anterior entrega de Marvel, la unión de superhéroes hacía la fuerza, aquí lo hace un humano (achicado) con un ejército de hormigas que están por todos lados. Nada más invasivo que miles de ellas. Por que si de la noche a la mañana pueden terminar con un jardín, también pueden derrotar a un villano.

Desde El hombre menguante, pasando por  El chip prodigioso, las animadas Bichos, Hormiguitaz hasta llegar a Querida encogí a los niños, siempre fue atractivo el submundo de lo microscópico que no vemos a simple vista. Aquí el acento de los efectos especiales está puesto en mostrar espectacularidad en la rejilla de una bañera, huir de las pisadas de una fiesta de baile, o correr en medio de una alfombra como si fuera maizal, todo ello es difícil, mas cuando se miden apenas milímetros.

AntMan-vision del cine

AntMan-vision del cine

AntMan coquetea con alguna que otra solemnidad, pero lo que prima es el tono juguetón y cómico. Hay un trío de delincuentes de poca monta ¡otra vez los latinos! que “agrandan” lo que relatan. Van de la eficacia a la torpeza y son quienes le aportan simpatía e inocencia al asunto.

Como en toda película de Marvel hay un cameo de Stan Lee, referencias a otras películas de la factoría y una soberbia última batalla, en este caso en un tren de juguete. Hay que quedarse hasta que pase el último titulo para encontrarse con una sorpresa final.

Paul Rudd es sumamente eficaz en su papel de perdedor querible, redimido al convertirse en Ant-Man que, después de todo, es un superhéroe cuya fuerza reside en su traje, y eso es en parte lo que marca la diferencia. Sin traje es un hombre común, no está torturado por grandes conflictos psicológicos. Para su hija ya es un héroe, aunque para el cumpleaños le regale un juguete espantoso. Michael Douglas está correcto y Evangeline Lilly es quien quizás no de en el clavo para entregar los matices del personaje que tiene mas cambios evolutivos. Michael Peña resulta sumamente divertido como el amigo delincuente.

Lo pequeño es hermoso. Así como el héroe reduce el tamaño para aumentar su fuerza, la película reduce su grandilocuencia para ganar en eficacia.

4/5

En conclusión

Paul Rudd es sumamente eficaz en su papel de perdedor querible, redimido al convertirse en Ant-Man que, después de todo, es un superhéroe cuya fuerza reside en su traje, y eso es en parte lo que marca la diferencia. Sin traje es un hombre común, no está torturado por grandes conflictos psicológicos. Para su hija ya es un héroe, aunque para el cumpleaños le regale un juguete espantoso. Michael Douglas está correcto y Evangeline Lilly es quien quizás no de en el clavo para entregar los matices del personaje que tiene mas cambios evolutivos. Michael Peña resulta sumamente divertido como el amigo delincuente.

Puntaje 4
Readers Rating
2 votes
3.7