Charlamos con

Entrevista a Paolo Genovese director de Los oportunistas


Durante la Semana de Cine Italiano, tuvimos la oportunidad de hablar con Paolo Genovese (Perfectos desconocidos) que vino a presentar su última producción Los oportunistas.

¿Pudiste cumplir con el objetivo que pensaste al hacer la película?

La idea era hacer una película sobre la moral pero que no sea moralista. La pregunta es ¿qué es lo que uno haría para lograr sus deseos? El objetivo era llegar a la parte más oscura de uno mismo, ¿qué estaríamos dispuestos a ceder para obtener lo que queremos?

La película esta basada en una serie británica llamada The booth at the end. ¿Cuándo se te ocurrió hacer esta remake? ¿Y como viste el cambio del formato de serie a largometraje?

La serie nace para la web. Son distintos capítulos de 10 minutos. Realmente el pasaje de la serie al film era lo que más me llamaba la atención. En primer lugar había que cambiar el tiempo dramático ya que la película tiene un final en donde diez historias tienen que terminar. El segundo trabajo era la adaptación del dialogo. Y en tercer lugar era elegir a los personajes, ya que no salieron todos. Algunos los descarté y otros los agregué, como el ciego y la mujer que tiene que reconquistar a su marido.

¿Cómo encontraste un balance entre lo irreal del personaje y lo real del bar?

Es un film metafórico, es la premisa de algo que no puede suceder pero todo el resto tiene que ser real. Está en el público tomar la decisión de creer o no lo que está viendo.

Todo el film trabaja el fuera de campo y sitúas toda la historia dentro del bar ¿pensaste en algún momento mostrar lo que pasaba en las historias de los personajes? Ya que quizás era algo que el público estaba esperando.

Sí lo pensé. Al principio armé un esquema, algunas escenas empezaban afuera y terminaban adentro. Pero lo descarté y sentí que tenía que ser más riguroso. Recordé una frase de Dostoievski que me iluminó: “no hay nada mejor que ver en el rostro de un hombre la lucha entre el bien y el mal”. Eso me inspiró y me arriesgué sin ser comercial. Me quedé en el alma de los personajes y pude experimentar un poco más.

¿Cómo afrontaste la vara de trabajar en un film después del éxito de Perfectos desconocidos?

El éxito obviamente te da una oportunidad. Se me pedía un Perfectos desconocidos 2 y sin embargo quise hacer algo distinto, más pequeño. Lo pude lograr gracias a la confianza que me dio el público, poder tomarlo de la mano y llevarlo a la película que querés contar.

Tanto en Perfectos desconocidos como en Los oportunistas hay objetos que tienen mucha importancia en la historia ¿por qué es ésto?

En el caso de Perfectos desconocidos es más realista como una caja negra, en Los oportunistas es una metáfora, el libro puede ser un objeto antiguo como La Biblia, El Evangelio o El Corán o puede ser un diario personal. Es un símbolo absoluto que nos lleva al pasado al cual nos referimos.

Finalmente ¿qué opinas de las remakes de Perfectos desconocidos e incluso de la obra de teatro que están haciendo acá en Argentina?

Hubo varias remakes, más de diez. Como autor no las quiero ya que escribir la original para mi fue mucho esfuerzo. Pero esto no significa que no entienda el espíritu de las adaptaciones en cada país, siendo el objetivo hacer que una película chica llegue a más pantallas.