Paula Cancio- vision del cine Entrevistas

Entrevista a Paula Cancio


Entrevista a Paula Cancio: “Cada cosa que se me presenta, la convierto en reto”

Paula Cancio es una actriz española, pareja de Miguel Ángel Solá, en la vida real y la ficción. Estudió teatro en España y Argentina, donde además trabaja en la serie La leona. Además, estuvo en el país presentando Felices 140, la nueva película de Gracia Querejeta, en Espanoramas y los últimos días en Pantalla Pinamar.

¿Cómo fue la experiencia de filmar Felices 140?

Se trata de mi primer trabajo en cine y la experiencia fue maravillosa. Recién había tenido a mi hija, quería empezar a trabajar de nuevo y mi representante me habla de los proyectos que se estaban haciendo, incluidos los cinematográficos. Cuando me menciona esta película, yo salto automáticamente porque la verdad es que soy muy fan del cine de Gracia Querejeta, la directora. Entonces me dice, que sí, que en el film hay un personaje con mi perfil, pero que es argentina. Como yo estuve aquí el año anterior estudiando con Claudio Tolcachir en Timbre 4, sentía que tenía cierta facilidad con la tonada argentina. Me lancé a la pileta, hice la prueba y le gustó mucho a Gracia. Así comenzó la aventura con Claudia, que es mi personaje. La verdad es que fue mágico porque estaba rodeada de grandísimos actores españoles y me sentí una más en todo sentido. Sentí, obviamente, la experiencia de todos ellos y su talento, pero muy bien acogida y aceptada, lo que facilitó mucho que seamos un grupo, el grupo real que se ve en la película, así era el ambiente delante y fuera de la pantalla, y por eso fluye tan bien el film.

¿Que desafíos te presentó el personaje?

En primer lugar el acento. Se trata de dos películas en una. Comienza como una comedia, pero después da un giro y se convierte en otra cosa. Al principio la tonada se podía controlar un poco más, pero en la segunda parte, existe por parte de mi personaje una exaltación mucho mayor, unas emociones más a flor de piel y más extremas. Cuando sucede esto, sale el idioma natural de uno. Ahí fue un reto trabajar con este acento y hacerlo creíble, dentro de lo que era un personaje bastante estereotipado, por las características del mismo. Eso me ayudó mucho en la construcción, porque ya de por sí, tener un acento, te coloca en un personaje distinto a ti. Luego, el reto es que al ser mi primera película, yo no estaba acostumbrada al ritmo. Yo vengo de la televisión, donde el ritmo es mucho más rápido, te enseña a resolver el aquí y ahora, donde se puede hacer muchas tomas, pero no tiene los tiempos, la cantidad de planos y la repetición fragmentada que tiene una película. Eso fue un reto, porque en un plano tenía que decir solo dos frases. No es como televisión, en que tengo que hacer la escena entera. Hay veces que uno llega a una emoción sin tener un recorrido. Pero acompañada por estos actores y por Gracia, fue mucho más sencillo de lo que hubiese supuesto.

¿Cómo haces para escaparte del estereotipo?

Este personaje tiene las características de un típica chica ambiciosa que desea triunfar y no le importa nada. Quiere fama y ser famosa por encima de todo. Tenías las características propias de alguien extrovertido y muy superficial. Solo le importa ella, ella y ella. Así está en la primera parte. En la segunda, el avatar de lo que sucede en la historia hace que salgan realmente y afloren unos sentimientos que probablemente, ni ella sabía que tenía. Es una situación extrema lo que sucede y hay que humanizar a este personaje. Creo que ahí se ve claramente lo superficial que es Claudia con todo el mundo, pero también lo que le sucede realmente a ella, incluso su dolor por lo que esta pasando, rompiendo el estereotipo.

Paula Cancio- vision del cine

Paula Cancio- vision del cine

Estas trabajando con Miguel Angel Solá en teatro con El Diario de Adán y Eva, y en televisión con La leona. ¿Cómo es la experiencia a su lado y que cosas aprendes actuando con él?

Miguel me enseña a ser una actriz libre. Confiar en mi intuición. Él tiene una intuición a flor de piel. Es un autodidacta maravilloso. Me enseña a confiar en mí y eso para un actriz es oro. En esta profesión dependemos del afuera, de la opinión del otro para casi todo. Él lo que me está enseñando es a ser libre, a confiar en mí, a crear mi propio libro y a trabajar para que sucedan las cosas, no siempre esperando a la llamada externa. Es un claro ejemplo en su carrera, una propia enseñanza, y luego compartir escenario con él cada noche es una masterclass, donde intento absorber todo lo que él muestra, porque es algo único verlo trabajar.

¿Cuáles son las diferencias que notás de trabajar en televisión y teatro en Argentina y en España?

Con la televisión apenas noto diferencia. Lo que ha surgido con La leona es muy extraño en este país. Normalmente se rueda para emitir casi a los dos días –claro, eso hubiese sido una diferencia brutal porque en España no sucede eso ni en las diarias, porque desde que ruedas hasta la edición, eso suele llevar más tiempo- entonces como aquí se rodó entera y luego se emitió, no sentí gran diferencia. Sí, me pareció que la forma de resolución y de resolver que tienen los argentinos es impresionante. Si en España se resuelve rápido, aquí es rápido elevado a la potencia, además con un talento y una creatividad brillante. En la logística también. En España te dan el plan de rodaje con más días. Aquí, a las 12 de la mediodía del día anterior me decían lo que rodaba al día siguiente, lo que era curioso para mí, pero es logística. El funcionamiento y el trabajo es prácticamente igual. En el teatro, siento un público más cálido en Argentina. En España y en Argentina, cuando el público siente algo, lo muestra. Pero aquí lo exhiben de una manera que te sientes una estrella de rock. Es muy agradable y bonito, especialmente con la obra que hacemos, ver como reacciona el público: lo que te cuentan a la salida del teatro, lo que comparte contigo, los cariñosos que son. Es un público muy agradable.

¿Habías visto la obra antes de participar en ella? ¿Significó alguna presión para vos?

Sí, esta obra la vi en su momento, dirigida por Miguel, hace dos años en Madrid. La verdad es que no supuso presión pero sí un reto, de lo que fue subir en Buenos Aires a un escenario con Miguel Angel Solá, pero el propio proyecto no. Cuando me lo presentaron, no dudé en decir que sí porque me parece una obra hermosa y una oportunidad única para una actriz poder transitar por todos los estados que te provoca la propia obra. Yo me enfrento a este personaje como me enfrento a todos los personajes que hago. Desde la humildad absoluta y desde la construcción propia, respetando y escuchando a los tres personajes de la obra, y dándole y cediéndole mi cuerpo y mi voz, y ahí no podes tener presión porque lo que yo doy será muy distinto a lo que den otras actrices que interpretan este mismo rol.

¿Qué te aportó estudiar en la Escuela Timbre 4 de Claudio Tolcachir?

Me aportó conocer a un director impresionante. Un director de actores, que eso es muy difícil. Un director que se adapta al actor que tiene adelante y le da pautas individuales para que ese actor crezca. Eso me impresionó. Yo estaba en una clase donde la mayoría de los actores, eran amateurs. O sea, no vivían de la profesión y ya eran grandes muchos de ellos. A parte de sentirme rodeada de un talento que dices, no me puedo creer que esta persona no vive de esto porque es impresionante, te dabas cuenta como él –Claudio- hacía crecer a cada uno de los actores de una forma bestial sobre sí mismos. Luego, cuando ves sus obras, te das cuenta de porque sucede lo que sucede. Porque es un actor que sabe ver al individuo. A partir de ahí es muy sencillo mejorar sobre ti. No hay comparaciones. Eres tú. La persona que en ese momento interpretas, eres tú. Entonces, eso me enseñó a partir de uno mismo para construir. Me enseñó los creíbles y humanos que son todos sus montajes porque vas a la persona, a lo que sucede, no vas a enredarte con lo exterior, sino que es la persona frente al texto.

Paula Cancio- vision del cine

Paula Cancio- vision del cine

¿Cómo es trabajar como actriz en este momento, en países como España o Argentina, que no están pasando su mejor momento económico y resulta difícil vivir de la actuación?

Valorando todo lo que me pasa todos los días, porque soy una afortunada de poder vivir del oficio que amo. Para mí esto es el éxito: hacer lo que me gusta y encima que me pagan por hacerlo. Después de eso, está todo bien. Entonces, valoro muchísimo cada trabajo por pequeño o grande que sea. Intento llevar al máximo y exprimir las oportunidades que se me presentan porque sé que esta profesión es así. En un momento hay mucho trabajo, en otro momento no, a pesar de la maravilla que es el propio oficio, pero valorando el momento, el aquí y ahora.

¿Cuál es tu próximo desafío, el próximo paso que te gustaría encarar?

La verdad que quiero seguir creciendo como actriz y enfrentándome a personajes que quizás no haya hecho hasta ahora. Sí, seguir escalando sobre mi propia escalera y continuar. Cada cosa que se me presente enfrente la convierto en reto porque aunque aparentemente sea de una determinada manera, yo me encargo de buscarle la rosca para que no sea tan sencillo para mí. Lo que en un primer momento puede ser muy parejo, yo intento darle la vuelta para diferenciarlo porque lo que me gusta, lo que me encanta de esta profesión, es explorar sobre mi misma y lo que puedo aportar. Creo que tengo mucho por delante en la interpretación para explorar y mostrar.