Charlamos con

Entrevista a Mariana Caltabiano, creadora de la serie Zuzubalandia de Boomerang


Tuvimos la oportunidad de charlar con Mariana Caltabiano, directora, escritora y productora de la serie animada brasilera Zuzubalandia que ya se estrenó por el canal Boomerang.

¿Cómo surge la idea de Zuzubalandia?

Era chica y me imaginaba un mundo hecho de comida, con lugares de helados y casas de caramelo. Cuando ya era grande esa idea me quedó y fue formándose el concepto. A la par pensaba en una villana: alguien que odiaba la comida. Así fue como surgió el personaje de la bruja en la historia.

Entonces mientras escribía el libro “Jujubalandia”, en el cual está basado la serie, imaginaba aventuras e historias vividas dentro de este mundo imaginario.

Después hubo una adaptación al formato marionetas, ¿fue difícil eso en comparación a la serie animada de hoy en día?

El show de marionetas fue difícil, tenés que manejar bien los espacios y las acciones que pueden hacer los personajes. Los mismos no pueden volar o muchas veces estar en proporción a los escenarios. En la animación podés definir mejor las expresiones, armar el pasado de los protagonistas. También te da el lugar a una mayor audiencia.

Claro que hace cinco años cuando hicimos el show de marionetas no tenía la experiencia que tengo ahora. Antes de hacer Zuzubalandia tuve una serie llamada Gui y Estopa emitida en Cartoon Network que tuvo cuatro temporadas.

¿Cuánto tiempo lleva armar cada capítulo?

Cada capítulo tarda, más o menos, un mes en armarse. Toda la producción llevó tres años en darle características particulares a cada uno de los personajes.

Está el tema de la comida y lo que consumen los chicos hoy en día ¿este mensaje era algo buscado desde un principio?

Así es. El tema era hablar sobre el equilibrio. No sólo en nutrición, sino también en la vida. Por ejemplo, en uno de los episodios Zuzu está obsesionada con las redes sociales. Y está tan metida en ese mundo que se olvida de sus amigos. El balance o el equilibrio es la clave de todo.

¿Y de dónde surgen estas cuestiones que querés contar? ¿Cuáles son tus influencias?

Gran parte de mis influencias son argentinas. Historietas como Mafalda o Maitena. Me gusta como esta última retrata la realidad del día a día. También me gusta mucho la tira americana Calvin & Hobbies de Bill Watterson.

¿Y cómo es la competencia en televisión con grandes producciones de Estados Unidos, especialmente en Brasil y el resto de Latinoamérica?

La competencia no es tan grande en televisión como así en el cine. Por suerte tenemos muchas plataformas y posibilidades en tv y en internet, a diferencia del cine donde la animación brasilera es inexistente.

Hablando de cine hace unos años filmaste una película en 3D llamada Brasil Animado. ¿Cómo fue esa experiencia?

Al principio no pensaba que iba a ser en 3D, pero me encontré con un amigo en Canadá que me mostró las cámaras y sentí la necesidad de hacerlo así. Como la película tenía varios conceptos de documental la idea de filmar en 3D fue un desafío para que la imagen tuviera el efecto buscado: hacer algo educativo pero que sea divertido al mismo tiempo. Filmar en Bahia o en el Amazonas fue algo muy especial y presentarlo en el cine fue algo único.