Charlamos con

Entrevista a Demián Rugna, director de Aterrados


Todavía sigue en cartel la película argentina de terror Aterrados y pudimos hablar con su director Demián Rugna. Mira lo que nos contó.

¿Cuándo surge la idea de Aterrados? Y ¿Cómo arrancó?

Aterrados surge de la idea de mi segundo corto casi un experimento en el 2002. A la noche me despierto y prendo el velador y me parece ver dos piernas que se esconden en la oscuridad y eso me gatillo la idea del corto. Mi amigo Demian Salomón, protagonista en el corto y la película, se acercó en un primer momento y le conté. Empezamos a filmarlo en mi pieza con una cámara prestada en VHS. Cuando lo terminamos lo pasamos por un par de lugares pero nada más, se llamó Tiene miedo. Ahora al productor le pareció cambiar el nombre a Aterrados que tenía más gancho.

Años después, tenía un vecino al lado que había demolido la casa y estaba haciendo construcciones y me despertaba todas las noches. Eso me dio la segunda idea de la película y las uní. En menos de 10 días arme el guión  y de ahí armamos un largometraje que no salio, yo estaba solo como guionista.

Nueve años de ofrecerla, enviarla a productores, llegue a pensar que no estaba bueno el guión y que a nadie le gustaba. Cada vez que lo agarraba intentaba cambiarle algo pero lo dejaba igual. Entonces el productor Fernando Diaz lo presento en Blood Window y ganamos. Eso facilitó que rápidamente se haga la película.

La película tiene momentos claves que hacen referencias a otros clásicos del género pero también encuentra su lugar en el terror argentino ¿cómo surgen esas ideas específicas?

Cuando escribí la historia pivote en la idea original de Walter, un chico aterrado en su casa. Un poco era darle un lugar a lo original en lo ya tan trillado del cine de terror responde a mi búsqueda de tratar de ofrecer algo diferente. Y también responde a que soy un espectador de cine fantástico y cuando veo una película que refritan, me frustro. Fui honesto conmigo mismo, soy un espectador más. No me base en ninguna formula.

La escena del baño es clave, te muestro toda la secuencia y te tengo agarrado a la silla. El espectador esta deseando que no vuelva a suceder. La trabajamos con Fabian Forte que fue el asistente de dirección de la película, fue un desafio; porque no había presupuesto para hacerla. Teníamos 97 escenas pero yo estaba muy comprometido en esa.

¿Pensabas que era una restricción a la hora de escribir la historia el presupuesto, ¿estabas limitado?

Trato de no escribir algo que no puedo hacer. Si escribo Titanic se que no la voy a poder hacer, estoy todo el tiempo negociando conmigo mismo. Lo de las casas continuas si fue un desafio. Hay cosas que uno escribe que piensa que son sencillas pero después el productor quiere matarse. Pero como yo escribo cine fantástico aun así es muy difícil.

Con No sabes con quien estas hablando también me paso. Tenía que chocar dos autos, algo tan sencillo y me decían por que no haces la escena diferente y una explosión sin mostrar el choque.

¿Y en Aterrados sufriste también el presupuesto?

Si, obvio. Yo te puedo decir si hay una buena historia no importa el presupuesto, pero si importa. La escena del final yo la tenía pensada para filmar en un día y medio y la tuvimos que hacer en dos horas. Porque todo lleva un proceso. Yo hago cine fantástico y presentas la película en un cine donde tenes El Conjuro o Avengers. En una película de terror si hay algún efecto mal hecho o algún error técnico se te cae enseguida por que competís con otro cine de entretenimiento.

De todas maneras hay un público de terror formado en Argentina

Si, obviamente que apuntamos al nicho de aficionados al género, pero tenemos que pensar que una persona que va a ver El Conjuro no va a ver una película argentina y menos de terror. Tenemos que salir y traer más espectadores para hacer más películas, con más presupuesto y mejor.

Con respecto a los protagonistas ¿pensate algún actor que después no pudo estar?

No, el único que vino desde el principio fue Demián Salomón que hizo el mismo papel que había hecho en el corto. No hice casting solo pruebas. Necesitaba gente de más de 50 años, también como una respuesta mía de decir basta de adolescentes. Quería un thriller y la edad de los protagonista me llevaba a personajes más realistas y verosimiles.

Para finalizar, con Aterrados armaste una especie de universo sobre estos personajes ¿pensas seguir la historia?

Si, hay muchas cosas que quiero seguir contando. Tengo otros proyectos que no puedo realizar más que nada por lo que veníamos hablando de presupuesto. Entonces Aterrados 2 seguramente sea mi próxima película, por el éxito que esta teniendo afuera. Ya tengo el guión, es una continuación directa con los mismos personajes.

Y como sigue el recorrido después del estreno en Argentina

Ahora se proyecta en el Marché du Film en el Festival de Cannes, y estreno internacional va a ser en Agosto en México y después en el Fantastic Fest, Bifan y cerramos el año con Sitges. Esto es una ventana importante, no solo para mi sino para todo el cine argentino.