TRAILER El ruido son las casas | Noise is the houses from galopecine on Vimeo.

Festivales

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: Wishing well de Sylvia Schedelbauer y El ruido son las casas de Luciana Foglio y Luján Montés


Un corto y un largometraje experimentales dirigidos por mujeres. Mientras Wishing well juega más con las imágenes que con el sonido, El ruido son las casas elige tomar el sonido de las cosas que habitan la ciudad.

Wishing well, de Sylvia Schedelbauer

Parpadeos. Imágenes intermitentes. Un bosque y pantalla negra en microsegundos, repetidos, como si no pudiéramos mantener los ojos abiertos y, sin embargo, quisiéramos mirar aquello que está frente a nosotros. Abrimos y cerramos. De a poco se va transformando, se agregan otras imágenes. Siempre así, intermitente. Dos imágenes simultáneas. El bosque en su vastedad verde y un niño con una mano llena de nada.

No todo es visual. También lo sonoro forma parte de este cortometraje, de una manera más sensible que sus imágenes que, en 13 minutos, intenta evocar diferentes espacios que convergen en uno mismo.

Corto e intenso, como sucede a veces con estas películas experimentales, no apta para epilépticos. Las imágenes que se suceden como “flashazos” producen un efecto impactante y poco agradable hasta que uno se acostumbra (si es que). Su duración es la adecuada, no podría funcionar de igual manera si se extendiera mucho más.

El ruido son las casas, de Luciana Foglio y Luján Montés

Las dos realizadoras argentinas siguen explorando la música a través del cine. En este caso, juegan con los ruidos. La ciudad como fuente principal de sonido.

Durante la hora que dura esta película, las directoras exploran la música a través de materiales y objetos que no se suelen usar para crear música, sino que hacen simplemente “ruido”. Así, sillas que bailan, paredes que son golpeadas con elementos pesados, un órgano con globos. Diferentes experimentos que provocan diferentes sonidos.

No obstante no sólo el sonido es protagonista ya que la imagen juega un papel importante. Cada plano está construido con especial cuidado. Desde los fijos que suelen ser más generales, hasta planos detalles, planos muy cerrados, que generan una intriga mayor al no ser explícitos desde su primera vista.

Como toda película experimental apunta a un público más bien específico o interesado en el tema. Sirve como una especie de galería o collage de experimentos sonoros, bonita en su envoltorio, pero algo carente de alma.