Festivales

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: The Great Buddha+ de Hsin-yao Huang


Dirigida y escrita por Hsin-yao Huang, The Great Buddha + es una película taiwanesa que elige el blanco y negro para contar una historia absurda, divertida, entrañable pero también un poco oscura.

The Great Buddha+ comienza dándole la palabra al director. Como si fuese una especie de parodia del cine arte, el director nos explica cosas que estamos viendo y nos avisa que va a hacer algunas necesarias intervenciones a lo largo del film. Después de ese detalle, la trama. Pickle es un guardia de seguridad nocturno que trabaja en una fábrica de estatuas (en la cual se está construyendo un Buddha enorme) al mismo tiempo que lidia con su madre enferma. Su compañero es Belly, un reciclador que trabaja durante las mañanas y le trae revistas pornográficas con las que se entretiene. Dentro de sus rutinas, pasan gran parte del tiempo comiendo algo frente a la televisión. Pero un día se rompe y se les ocurre ver los videos que graba el interior del auto del jefe. A partir de allí todo cambia por completo porque el contenido es mucho más que largos trayectos e incluso amoríos. Si bien no suelen ver mucho más que el camino, porque la cámara fija apunta al frente, el sonido les revela al villano de la película: Kevin Huang.

Huang logra un buen ritmo, generando tensión a su tiempo. Los videos que estos dos amigos utilizan como modo de entretenimiento no exponen desde el principio los trapitos más sucios de su jefe, sino que la intriga se genera de a poco. No se sabe mucho pero igual se quiere seguir viendo, les pasa a ellos y a nosotros como espectadores.

A nivel técnico, el blanco y negro (a excepción de los videos del auto del jefe, porque, claro, ellos viven en otro mundo) le imprime cierto tono melancólico que se conjuga con el humor negro al que apuesta mayormente el relato. También es una manera inteligente de pensar y repensar tanto el cine como la vida. El director no elige ponerse pretencioso y, al contrario, se introduce en el film de manera irónica al mejor estilo de la Nouvelle Vague. Es una película graciosa y, además, conmovedora, un poco agridulce incluso.