Festivales

Competencia Internacional BAFICI: Violence Voyager de Ujicha


Violence Voyager es una extraña y peculiar cinta de animación dirigida por Ujicha utilizando una técnica que consiste en personajes pintados en papel o cartón.

El film sigue a dos chicos del colegio, el americano/japonés Bobby y su mejor amigo Akkun. Cansados de la rutina deciden emprender un viaje, a través de las montañas y el bosque, a una ciudad vecina donde vive un tercer amigo que hace mucho no ven. A pesar de las insistencias de un anciano de la zona, los chicos continúan su camino y, de repente, encuentran en el medio del lugar un par de atracciones llamado Violence Voyager. Impulsados por su curiosidad entran al mismo y son recibidos por un hombre y su asistente. Lo que no saben es que el lugar esconde un misterio mucho mayor y que deberán atravesar el verdadero infierno para escapar.

Esta cinta, que evoca a La isla del Doctor Moreau de H. G. Wells, busca impactar al espectador por sus grotescas imágenes que van desde mutilaciones al mejor estilo gore, con vómitos y líquidos tan simples como el agua u otras sustancias viscosas, hasta desnudos frontales de niños.

Desde el concepto argumental hay un choque entre la inocencia de los protagonistas sumado a lo rudimentario de la técnica frente al género del terror y por momentos de aventura. Al final de la cinta, nuestro héroe Bobby con la ayuda de un mono, un murciélago y un gato deciden salvar a una niña y luchar contra el científico loco, su hijo mutante y la “madre”, una monstruosidad que recuerda a Akira.

Violence Voyager tiene, por momentos, extremos innecesarios, pero a la par presenta un estilo y ciertos géneros que transportan a la era más clásica de la animación japonesa.