Festivales

Competencia Derechos Humanos 21 BAFICI: ¿Quién mató a mi hermano? de Ana Fraile y Lucas Scavino


El 31 de enero de 2009, Luciano Arruga (16) nunca llegó a casa de su hermana Vanesa. Comienza entonces una búsqueda desesperada que enfrenta las diferentes manipulaciones del poder. Su voz y la de amigxs, familiares y militantes de los derechos humanos descubren las complicidades del Estado en esa desaparición.

Un fuerte documental de denuncia, que logra hacernos carne de la indignación e impotencia que enfrenta Vanesa, junto a amigxs y familiares con escasos recursos, quienes no dejaron nunca de golpear puertas en una exasperada búsqueda por saber qué pasó con su hermano y sobre quiénes fueron los verdaderos responsables de su desaparición forzada en plena democracia.

Con un claro punto de vista, el de Vanesa, acompañado por su familia y amigxs, la narración del film va hacia adelante mientras desgrana, de a poco, la información sobre lo que sucedió con su hermano de 16 años. Marcando así el claro lugar de la familia y amigxs convertidos en los investigadores del hecho. Los realizadores hacen uso de cámaras “rastreras” entre escenas, que recorren una y otra y otra vez el camino realizado por Luciano antes de su desaparición, emulando patrullar la zona. Signo de la vigilia angustiante por la que Vanesa ha pasado y sigue pasando, mientras intenta reorganizar los datos, recabar la información y rearmar un rompecabezas donde las piezas no faltan, sólo que ella no puede tenerlas en sus manos porque el Estado se las niega, incluso actualmente.

En esta historia, los directores logran utilizar al material de archivo como fragmentos de construcción que van transformando el registro en peregrinación. Y así van fusionando las marchas, las luchas, las constantes denuncias, mezcladas con algunas protestas incoherentes de vecinos del barrio “residencial” en donde funcionaba el destacamento en el cual fue detenido Luciano, convertido en radio abierta, quienes le piden absurdamente a Vanesa “un poco de paz” ante el reclamo sistemático de justicia por su hermano, el acompañamiento de las asociaciones de derechos humanos, las abuelas, Adolfo Pérez Esquivel, los amigxs, el juicio, las caras de los abogados defensores, la vulnerabilidad de una madre expuesta a preguntas inapropiadas, el rostro del único acusado (Torales), la entereza de una hermana, el miedo, las amenazas, el silencio, la noche.

Un film que al finalizar nos deja mudos y pensantes, aplaudiendo sí a la fuerza de lucha de una hermana contra un gigante.