Biografías

Clint Eastwood el artista detrás del revólver


Actor, director, productor y compositor musical, Clint Eastwood estrena su última película La mula este jueves, con 88 años. Este es un recorrido por la multifacética carrera que dio vida a tantos icónicos personajes.

Clinton Eastwood Jr. nació el 31 de mayo de 1930 en San Francisco, California. Después de servir como instructor de buceo para el ejército, en 1953 se mudó a Los Angeles donde comenzó a trabajar en una estación de gas. No fue hasta 1955 cuando empezó a hacer pequeños cameos en algunos films como Revenge of the Creature de Jack Arnold y Francis in the Navy.

Pero sería en televisión que su fama se daría a conocer con Rawhide de la cadena CBS, una serie que tuvo más de 200 capítulos y ocho temporadas entre 1959 y 1965. La historia seguía a un grupo de vaqueros que llevaban ganado desde San Antonio, Texas, a Sedalia, Missouri. El jefe del grupo era Gil Favor, interpretado por Eric Fleming y su mano derecha el joven Rowdy Yates (Eastwood).

Se dice que las primeras audiciones de Clint no eran del todo favorables pero impresionaba su altura y su estado físico, por eso le recomendaron asistir a una escuela de actuación. A pesar del éxito de la serie, nunca estuvo nominada a un Emmy y a medida que pasaban los años su popularidad disminuía. El mismo Eastwood tuvo varias ideas e intenciones de dirigir un capítulo pero los productores siempre rechazaban su propuesta.

Como curiosidad el mismo año que comenzaba su carrera en Rawhide, aparecería como extra en series como Maverick con Jack Kelly, James Garner y Roger Moore y en un capítulo de Alfred Hitchcock presenta.

En 1963 llegaría a Italia para ser parte de lo que hoy es conocido como el spaghetti western. Su compañero en Rawide, Eric Fleming, rechazó el papel que en definitiva caería en manos de Eastwood en un film llamado Per un pugno di dollari bajo la dirección de un desconocido Sergio Leone. Desafiar el estereotipo de cowboy americano fue una de las cosas que más fascinó al actor con un antihéroe como protagonista y que lo alejaría de su imagen en Rawhide. El film era una reversión de Yojimbo de Akira Kurosawa.

El éxito de la película daría a conocer la trilogía del dólar o la del hombre sin nombre. Después de la primera ya mencionada, seguiría en 1965 con Per qualche dollaro in più  y en 1966 con Il buono, il brutto, il cattivo, todas dirigidas por Leone y con la música del compositor Ennio Morricone. Ninguna de las tres continuaban sus historias pero sí las unía el concepto de este misterioso protagonista sin nombre que tenía pocos diálogos. Cuando se estrenaron en Estados Unidos la carrera de Clint dio un sorpresivo salto, aunque la crítica de ese momento rechazó las películas.

En 1968 y con las ganancias de la trilogía de Sergio Leone, volvió a Estados Unidos y fundaría su propia productora Malpaso Productions y actuaría en Hang ‘Em High de Ted Post, siendo su primera película como productor. Al mismo tiempo, colaboraría con el director Don Siegel en el film Coogan’s Bluff y con el argentino Lalo Schifrin, los tres trabajarían juntos en varios films de los años ’70.

Antes de hacer su debut como director, Clint Eastwood trabajó en dos western más Paint Your Wagon (1969) con Lee Marvin y Two Mules for Sister Sara (1970) con Shirley MacLaine; y dos películas ambientadas en la guerra: Where Eagles Dare (1968) con Richard Burton y Kelly’s Heroes con Donald Sutherland (1970).

En 1971 tendría dos películas dirigidas por Don Siegel: The Beguiled que hace unos años fue realizada en remake por Sofia Coppola y Dirty Harry o Harry el sucio, otro de sus emblemáticos personajes. Harry Callahan era un detective sin escrúpulos ni paciencia. Y al igual que con el spaghetti western, Eastwood fue otra vez parte de un movimiento que revolucionó el género del policial en los ’70. El personaje sería retomado en  Magnum Force (1973),  The Enforcer (1976), Sudden Impact  (1983) y The Dead Pool (1988).

Volviendo a 1971, Clint Eastwood haría su debut como director en Play Misty for Me, sobre un DJ de jazz (Eastwood) que tiene un amorío con una insistente fan (Jessica Walter) y cuando este quiere terminar la relación ella lo persigue sin detenerse. Parte de la historia le sucedió a Eastwood realmente a los 21 años cuando una ex novia lo perseguía y lo amenazaba con que iba a suicidarse si no estaba con ella.

En 1972 protagonizaría Joe Kidd dirigida por el veterano John Sturges (Los siete magníficos) junto a Robert Duvall. Mientras que en 1973 dirigiría su segunda película y su primer western High Plains Drifter. En la misma, Eastwood es un misterioso pistolero que llega a un pueblo para ayudarlos contra tres bandoleros que vienen en camino.  El actor y director colocó algunos elementos sobrenaturales en la trama y temáticas que referenciaban a su trabajo con Sergio Leone. El mismo año dirigiría Breezy, una historia de amor entre una joven hippie y un hombre de mayor edad  (William Holden) que termina enamorándose de ella.

En 1974 el actor se acercaría a películas con mayor humor como Thunderbolt and Lightfoot, en la  que junto a Jeff Bridges interpretaban a un grupo de asaltantes de banco totalmente diferentes uno del otro pero que no tenían más remedio que trabajar juntos.

A pesar de que había rechazado protagonizar James Bond por ser un papel enteramente para británicos, en 1975 dirigiría y protagonizaría The Eiger Sanction, un profesor de arte encubierto que en realidad es un espía que debe encontrar al asesino de un viejo amigo. Y en 1976 volvería a dirigir un western con The Outlaw Josey Wales, con un guion de Philip Kaufman (Indiana Jones, Invasion of the Body Snatchers). Y finalmente en 1977 otro policial llamado The Gauntlet.

En 1978 protagonizaba Every Which Way But Loose, un camionero convertido en peleador y su mascota el orangután Clyde (la película tendría una secuela en 1980 llamada Any Which Way You Can). El film se convertiría en uno de los de mayor recaudación en su carrera. Mientras que en Escape from Alcatraz (1979) interpretaría a  Frank Morris uno de los primeros hombres en escaparse de la prisión de Alcatraz y recibiría elogios de la crítica.

Entre 1980 y 1983 dirigió y protagonizó cuatro películas, dos sobre el western en los tiempos modernos como Bronco Billy (1980) y Honkytonk Man (1982), por otro lado Firefox (1982) sobre un  piloto que es enviado a la Unión Soviética para robar los planos de un avión controlado por la mente (el film fue filmado en Viena ya que en ese momento se encontraba en plena guerra fría). Finalmente, la mencionada Sudden Impact (1983) cuarta película de la saga de Harry el sucio.

En 1984 interpretaría a dos detectives en policiales como Tightrope y City Heat, ambos totalmente diferentes. La primera película basada en un caso sobre un asesino y violador en New Orleans y la segunda una buddy cop ubicada en los años ’30 protagonizada junto a Burt Reynolds.

En 1985 dirigiría un nuevo western Pale Rider, con algunos elementos similares a High Plains Drifter, y que esta vez le valieron una nominación a la Palma de Oro en Cannes. También tendría similitudes con estos personajes sin nombre que tanto hicieron conocido a Eastwood en el cine de Sergio Leone.

Ese mismo año estaría a cargo de la dirección de uno de los capítulos de Cuentos Asombrosos, la serie de Steven Spielberg. El capítulo Vanessa in the Garden estaría protagonizado por  Harvey Keitel, Sondra Locke y Beau Bridges.

En 1986 dirigiría otro film militar llamado Heartbreak Ridge, un drama pero con elementos de comedia sobre un condecorado marine que es asignado a un rebelde grupo de soldados. Y en 1988 pondría su gusto por el jazz al contar la biografía de Charlie Parker en Bird, interpretado por Forest Whitaker. Terminaría la década del ’80 con Pink Cadillac de Buddy Van Horn, una comedia de acción.

La década del ’90 la comenzaría dirigiendo dos films: uno, White Hunter Black Heart (1990) basado en la novela de Peter Viertel sobre la filmación de The African Queen por John Huston; y el otro, The Rookie, otra buddy cop esta vez protagonizada por un joven Charlie Sheen.

Pero sería en 1992 cuando su nombre como director se recordaría para siempre con Unforgiven. Un guion que existía desde 1976 pero que Eastwood quiso esperar a ser más grande para hacerlo. El film seguía a William Munny (Eastwood) un viejo pistolero retirado que debe volver para un último trabajo para ayudar a un amigo. Con un excelente elenco de figuras como Gene Hackman, Morgan Freeman y Richard Harris, la película ganó cuatro Oscar incluidos mejor director y mejor película.

En 1993 se pondría bajo la dirección de Wolfgang Petersen en In the Line of Fire, como un agente del servicio secreto que no pudo salvar a Kennedy pero que tiene que salvar al actual presidente treinta años después. El elenco incluía a  Rene Russo y John Malkovich.

En 1993 dirigiría a Kevin Costner en A Perfect World sobre un convicto que secuestra a un chico y un Texas Ranger que los persigue. En el Festival de Cannes de 1994 recibiría la medalla Ordre des Arts et des Lettres por su mérito a las artes. En 1995 adaptaría la novela de Robert James Waller, The Bridges of Madison County, la romántica historia junto a Meryl Streep. En 1997 dirigiría Absolute Power, basado en la novela de David Baldacci, sobre un ladrón que es testigo de una conspiración hacia el presidente. Volvería a trabajar junto a Gene Hackman y un elenco compuesto por Ed Harris y Laura Linney. Y ese mismo año también se pondría bajo la dirección de Midnight in the Garden of Good and Evil  con John Cusack y Kevin Spacey, sobre un reportero que visita un pueblo y que termina haciéndose amigo de un millonario juzgado por un crimen. Mientras que en 1999 dirigiría True Crime sobre un periodista que descubre información que podría salvar la vida de un preso sentenciado a pena de muerte.

El nuevo siglo lo tendría dirigiendo a tres veteranos actores como Tommy Lee Jones, Donald Sutherland y James Garner en Space Cowboys. El elenco y el mismo director viajan al espacio. En el 2002 volvería al thriller con Blood Work como un veterano agente del FBI que tiene que encontrar a un asesino serial. El film fue un gran fracaso en la taquilla pero esto no detuvo a Clint que tendría otro gran proyecto en manos.

En el 2003 estaría cargo de la dirección de Mystic River con un elenco que incluía a Sean Penn, Tim Robbins y Kevin Bacon. La cruda historia de tres amigos que durante 1975 uno de ellos es secuestrado y abusado sexualmente. Años después los tres chicos crecen, sus vidas vuelven a unirse con el asesinato de la hija de uno de ellos. Fue un punto alto en la carrera de Eastwood y el director y actor se dio el lujo de componer la banda sonora de la película (tendencia que mantendría a lo largo de otros films posteriores a este). También fue nombrado como  mejor director del año por la National Society of Film Critics.

Como si esto fuera poco al año siguiente, su éxito fue equiparable con otro drama en este caso deportivo. Million Dollar Baby ganaría cuatro Oscar entre ellos el de mejor actriz para Hilary Swank, mejor actor de reparto para Morgan Freeman, mejor director y mejor película. La historia seguía a una joven aspirante a boxeadora que recibe la asistencia de un veterano entrenador.

En el 2006 dirigió dos películas sobre un mismo conflicto bélico en la segunda guerra mundial desde dos puntos de vista diferentes. Por un lado el americano en Flags of Our Fathers y por el otro la versión japonesa Letters from Iwo Jima.

En el 2008 también dirigiría dos películas. Por  un lado, Changeling la historia verdadera de una madre que busca a su hijo de nueve años, cuando la policía de Los Angeles le entrega un chico que ella niega que sea el mismo. El film estaba protagonizado por Angelina Jolie y John Malkovich. El mismo año, Eastwood tuvo otro éxito pero en menor escala con el film Gran Torino. Él mismo interpreta a un veterano de la guerra de Corea, Walt Kowalski, que quiere educar a su vecino que intentó robarle su más preciada posesión: un gran Torino de 1972.

Su película número 30 llegaría en el 2009 con Invictus, basada en la novela de John Carlin y con Morgan Freeman como Nelson Mandela y Matt Damon como Francois Pienaar. jugador de fútbol americano en los Springbooks y que logró unir al pueblo sudafricano. En el 2010 volvería a trabajar con Matt Damon en Hereafter, un drama sobre diversas personas que están conectadas por una experiencia cercana a la muerte y un psíquico retirado interpretado por Damon.

En el 2011 contaría otra biografía en J. Edgar esta vez con Leonardo DiCaprio como J. Edgar Hoover, la poderosa y controversial cabeza del FBI durante 50 años. El elenco incluía a Armie Hammer y Naomi Watts.

En el 2012 protagonizaría Trouble with the Curve , volviendo a actuar y alejándose de la dirección. El film es la historia de una hija (Amy Adams) que intenta volver a conectarse con su alienado padre (Eastwood), un buscador de talentos de béisbol.

En el 2014 otra vez tendría dos películas bajo sus mangas, una totalmente diferente a la otra. Por un lado la adaptación del musical Jersey Boys, sobre la conformación de la banda de rock de los ’60 The Four Seasons. Y la historia de Chris Kyle, en American Sniper protagonizada por Bradley Cooper. Un Navy S.E.A.L. que vuelve a casa después de un tiempo pero que no puede dejar atrás la guerra.

En el 2016 dirigiría a otra estrella consagrada como Tom Hanks en la historia verídica de Sully sobre un avión que aterrizo en el río Hudson salvando a 155 pasajeros. Mientras que en el 2018 contaría otra historia real, esta vez reforzada con los verdaderos protagonistas de los hechos haciendo de sí mismos, en el film 15:17 Tren a París, sobre tres americanos que detuvieron a un grupo de terroristas en un tren a París.

Llegamos finalmente al estreno de esta semana The Mule, inspirado en un artículo del New York  Times, en donde Clint Eastwood interpreta a un horticultor y veterano de la guerra de Corea que intenta transportar cocaína desde Illinois para el cartel mexicano de Sinaloa.