Festivales

Ciclo de cine policial argentino en la filmoteca de la ENERC


Filmoteca en Vivo, organizado por Fernando Martin Peña, realiza este fin de semana en el auditorio de la ENERC (Moreno 1199), un ciclo de cine policial argentino.

Viernes 12

23hs. CAPTURA RECOMENDADA (Argentina, 1950) de Don Napy, c/Andrés Mejuto, Nathán Pinzón, Ricardo Trigo, Marcelle Marcel, Eduardo Rudy, Carlos Ginés, Gloria Ferrandiz. 90’.

Se llamaba Luis Napoleón Duclout (1909-1962) pero firmaba Don Napy y con ese seudónimo escribió y dirigió tres policiales absolutamente singulares entre 1950 y 1952: Captura Recomendada, Mala gente y Camino al crimen. Los dos primeros son episódicos y se basan en casos documentales, mientras el tercero cuenta una única historia, pero los tres se caracterizan por la solidez narrativa, la voluntad de realismo y la habilidad para poner en escena situaciones de tensión y violencia. Napy se había destacado como autor de exitosos programas radiofónicos y esa relación marcó su producción como realizador, que se inició con la adaptación de Los Pérez García (1950), notable éxito radial. También trasladó al cine el personaje radiofónico del inspector Campos, interpretado por Eduardo Rudy, que protagoniza tanto Captura recomendada como Camino al crimen.

Sábado 13

21hs. LA MUERTE ESTÁ MINTIENDO (Argentina, 1950) d/ Carlos Borcosque, c/ Narciso Ibáñez Menta, María Rosa Gallo, Alita Román, Perla Mux, Juan Serrador. 100′.

Ibáñez Menta interpreta al antihéroe argentino típico: un hombre débil al que las circunstancias llevan a tomar todas las decisiones equivocadas. El planteo básico y la forma del film es básicamente policial, pero el melodrama se impone en una zona central planteada de un modo bastante atípico, mientras se suspenden todos los conflictos. La crítica elogió con razón la actuación de Ibáñez Menta y la excelente realización de Borcosque, que logra mantener la tensión del relato en todo momento. En cualquier caso se trata de un film muy poco visto, que merece redescubrirse.

Domingo 14

17hs. LA BESTIA HUMANA (Argentina, 1954/1958) de Daniel Tinayre, c/Ana María Lynch, Massimo Girotti, Elisa Christian Galvé, Amalia Sánchez Ariño, Alberto de Mendoza. 107’.
En esencia se trata de una adaptación de la novela de Zola que ya había sido llevada al cine por Jean Renoir (1936). Otro realizador ilustre, Fritz Lang, estaba haciendo otra versión en Hollywood (titulada HUMAN DESIRE) de manera prácticamente simultánea a la argentina. En la perspectiva de Tinayre, que combinaba melodrama y expresionismo de manera letal, la obra aparece destacada en sus extremos más sórdidos de violencia y crueldad. El film se hizo en 1954 pero no pudo estrenarse hasta 1958 y luego los negativos se perdieron. Su exhibición, en una copia excelente, es una exclusividad de la Filmoteca.

19:15hs. APENAS UN DELINCUENTE (Argentina, 1948) de Hugo Fregonese, con Jorge Salcedo y Sebastián Chiola. 88’.

Fregonese logró un hito del cine argentino con este policial de estilo hiperrealista, basado en una historia periodística verdadera. El film tiene un estilo narrativo influido por el cine norteamericano pero su tema, y sobre todo su protagonista, es inequívocamente argentino: un hombre común desesperado por salvarse, en el sentido más porteño del término. Esa identidad, hoy más vigente que nunca, y el uso de locaciones reales dieron por resultado uno de los relatos más tensos y verosímiles del cine argentino de su tiempo. Los negativos de esta producción independiente se perdieron y, pese a su reconocida importancia, sólo se la conservaba en malas copias que podían verse en video o por TV. El INCAA conservó intacta una excelente copia original en 35mm., soporte nitrato, que primero fue preservada por APROCINAIN y luego restaurada por la Filmoteca Buenos Aires.

21hs. NO ABRAS NUNCA ESA PUERTA (Argentina-1952) de Carlos Hugo Christensen, c/Ángel Magaña, Renée Dumas, Nicolás Fregues, Roberto Escalada, Ilde Pirovano. 85’
El director Christensen pensaba hacer una superproducción sumando tres relatos del escritor norteamericano William Irish y así lo anunció cuando inició su extenso rodaje, que se prolongó desde fines de enero hasta fines de mayo de 1951. En agosto de ese año, la productora San Miguel anunció que la película de Christensen quedaría dividida en dos, porque presentar un único film muy extenso implicaría riesgos de comercialización que la empresa, al borde de la quiebra, no estaba dispuesta a correr. Christensen extendió entonces el metraje de Si muero antes de despertar y así se estrenó como film autónomo, en abril de 1952. Un mes después se estrenaron sus versiones de los otros dos cuentos bajo el título conjunto No abras nunca esa puerta. El tema del primer episodio (Alguien al teléfono) es un misterio casi abstracto que Christensen expone haciéndonos creer -como al protagonista- que sabemos lo que en realidad ignoramos. El relato se beneficia de una gran concentración dramática, de la belleza casi inverosímil de Renée Dumas y de un desenlace que profundiza el misterio, en lugar de resolverlo. El segundo episodio (El pájaro cantor vuelve al hogar) cuenta una historia policial más tradicional, que se transforma poco a poco en una obra mayor de suspenso debido a que uno de sus protagonistas es ciego. En ese episodio en particular alcanza verdadera maestría el trabajo del fotógrafo Pablo Tabernero, jugado en el límite de lo que puede y no puede verse. Muy pocos films argentinos dependen tanto de la riqueza de la imagen fotográfica como No abras nunca esa puerta, que se aprecia a la perfección en la copia que exhibiremos, restaurada en 35mm. por iniciativa de INCAATV en 2013.