Festivales

Competencia Argentina BAFICI: Buscando a Myu de Baltazar Tokman


Baltazar Tokman, a través del mago y psicólogo Garrick (Emanuel Zaldua que oficia de alter ego) y la pequeña Olivia (Tokman), intenta descifrar el misterio de los amigos imaginarios de los niños en esta docuficción.

A partir de entrevistas, filmaciones caseras, videos en la red y conferencias científicas, el director procura atrapar a su espectador mezclando fantasía infantil con ángeles de la guarda, fantasmas y espíritus en tránsito para saber por qué perdemos nuestra imaginación temprana a cambio de una adultez anodina y chata.

Con visos y procedimientos de documental manipula la realidad ficcionalizando los vínculos de los personajes e intercala la búsqueda, cuasi obsesiva del protagonista -privada y personal-, con acotaciones de jerga científica o que se apropian de un discurso academicista más universal sin descuidar los aportes religiosos, místicos y parapsicológicos.

De alguna manera todos estos discursos quedan en pie de igualdad en su imbricación formal en la narración lo que le quita a los menos aceptados por un pensamiento reflexivo un matiz que evita la burla, el escarnio y el prejuicio de los que creen que el discurso científico es menos construido por la ficción que los otros. Es este discurrir sobre el pensamiento mágico desde un lugar de apertura lo que beneficia a Buscando a Myu.

En determinado momento se impone abruptamente lo que estaba en latencia (la necesidad del protagonista/director por apropiarse de la escena) y entonces la gracia infantil se reduce y esa voz en off, que se asoma explicando en demasía y dando “cierre” a lo planteado, parece subestimar lo que el entramado audiovisual venía trabajando con sutilezas y preguntas.