Biden les dice a los estadounidenses que lo sentirán, ya que la guerra de Ucrania se acerca a la política exterior de EE. UU.

El discurso de Joe Biden sonó como un argumento de cierre, uno que se ha perfeccionado durante algún tiempo y que indica que las expectativas siguen siendo altas en la Casa Blanca de que Rusia emprenderá una acción militar.

Biden asintió brevemente ante las acusaciones de retiro de Moscú antes de contradecirlo de repenteelevando las estimaciones estadounidenses del número de tropas que rodean a Ucrania a 150.000 en «estado de amenaza».

Era el tipo de discurso que se solía dar en la víspera de un acto muy importante, generalmente militar, para prepararse para las expectativas de la población. Biden se dirigió directamente al pueblo estadounidense, diciéndoles que no «fingiría que no dolería» y que lo sentirían en la bomba de gasolina. Prometió que su administración haría lo que pudiera para mitigarlo.

El presidente también trató de hablar por encima de la cabeza de Putin a los rusos comunes, que habían escuchado poco de sus propios medios sobre los despliegues sin precedentes de sus soldados. Ucrania. Biden habló de los «profundos lazos de historia y cultura familiar» con los ucranianos y advirtió que la guerra sangraría la reputación del país en los libros de historia. El mundo «no olvidará que Rusia eligió la muerte y la destrucción innecesariamente», dijo.

Aclaró que Estados Unidos se ha mantenido abierto a las negociaciones sobre preocupaciones de seguridad mutua y dijo que continuarán las conversaciones «mientras haya esperanza» en la diplomacia, pero se mantuvo firme en la posición de Estados Unidos de que no habrá compromiso sobre el principio fundamental de el derecho de Ucrania y otros países a elegir sus alianzas.

Crisis de Ucrania: Biden advierte que la invasión rusa
Crisis de Ucrania: Biden advierte que la invasión rusa es «todavía muy probable» – VIDEO

Hoy temprano, el canciller alemán, Olaf Schulz, enfatizó que la membresía de Ucrania no ocurriría en el futuro previsible, pero Biden no se hizo eco de esa nota conciliatoria. Estados Unidos ya ha llegado a la conclusión de que tales garantías verbales no serán suficientes para Putin.

El discurso fue parte de lo que parece ser una política muy deliberada de esta administración de pensar en voz alta sobre la crisis, informándole constantemente de sus peores temores, incluso si eso significa irritar a sus aliados en Kiev. La lógica parece ser: no sabemos con certeza qué hará Putin, pero sí sabemos que le gusta controlar la narrativa y provocar sorpresas. Entonces, ¿por qué no crear un entorno de peores escenarios, donde la única forma en que el líder ruso puede sorprender a Occidente es eligiendo la paz?

La declaración final de Biden – «Si no defendemos la libertad donde está en juego hoy, seguramente pagaremos un precio mayor mañana» – es probable que sea recibida con sombrío regocijo en Kiev, luego de la evacuación de la embajada de EE. retirada de diplomáticos estadounidenses al extremo occidental del país. Pero Estados Unidos ha mantenido el suministro de armas y se dice que está haciendo arreglos para mantener el flujo de armas a la insurgencia ucraniana si se trata de eso.

Esta administración es muy consciente de que ha sido retratada como débil por la forma en que salió de Afganistán.

Pero Biden hace tiempo que perdió la fe en la misión estadounidense allí, mientras que él cree firmemente en la OTAN. Usó la palabra «santo» para describir el compromiso de Estados Unidos con sus aliados. Era un lenguaje deliberadamente resonante. Biden entiende claramente que esta podría ser una prueba decisiva para su presidencia.

READ  Jefe de inteligencia griego renuncia en medio de acusaciones de escuchas telefónicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.