Estrenos

Belmonte de Federico Veiroj


Después de ganar el premio a Mejor Guion en la Competencia Internacional de la última edición del Festival de Cine de Mar del Plata, se estrena la nueva película del uruguayo Federico Veiroj que gira en torno a un artista plástico en medio de una crisis existencial.

En la nueva película escrita y dirigida por el uruguayo Federico Veiroj, Gonzalo Delgado es -al igual que en la vida real- un artista plástico. Ya en la ficción, separado y con una hija pequeña a la que ve cuando puede (y por lo tanto con la cual se relaciona como puede), deambula entre su trabajo como pintor, que le brinda el sustento suficiente para una vida cómoda, y las ganas de estar -o quizá simplemente de no quedarse solo- con su ex mujer, ahora esperando ella el hijo de alguien más. En el medio, ninguno de los vínculos con sus familiares son muy buenos, y cada tanto cae en relaciones vacías con alguna mujer.

A la larga, como ya había sucedido en la película anterior del director, El apóstata, Belmonte es el retrato de un hombre en medio de una crisis existencial. Un artista que, no por nada, se la pasa pintando figuras masculinas abatidas, decepcionadas o avergonzadas. Mientras su personaje no habla demasiado, o mejor dicho no dice demasiadas cosas, mucho menos lo que le pasa, es a través de su arte donde expresa todo ese mar exaltado de sensaciones e inquietudes por las que transita. Una crisis que va mucho más allá de la edad, aunque que alguien le tire un “ya no tenés 20” pega fuerte.

Nos encontramos ante una película chiquita y amena, que no pretende ser mucho más de lo que es y es allí donde radica su principal encanto. Y con una sorprendente interpretación del ignoto Delgado quien se carga toda la película al hombro (aunque ninguno de sus acompañantes desentona, al contrario, todos actúan con mucha naturalidad). Hay también un lindo uso de la banda sonora con un par de bonitos momentos musicales.

En conclusión

Belmonte es entretenida y agradable. Por momentos más divertida, durante otros algo más melancólica. No obstante resulta un buen retrato sobre esos momentos agridulces de la vida que todos, tarde o temprano, transitaremos, donde nos sobran preguntas y nos faltan respuestas.

Puntaje 3.5 3.5/5
Readers Rating
0 votes
0