Festivales

BAFICI Entrevista a Nora Twomey cofundadora de Cartoon Saloon y directora de The Breadwinner


En el marco del 20º BAFICI tuvimos la oportunidad de hablar con Nora Twomey, directora de The Secret of Kells y  The Breadwinner; y co-fundadora del estudio irlandés Cartoon Saloon.

¿Cómo surge Cartoon Saloon y cómo fue la evolución de la compañía a lo largo de este tiempo ?

Todo comenzó en la universidad cuando conocí a Paul Young y Tomm Moore junto a otras personas que hoy están en el equipo. Tomm siempre pensaba en hacer una película sobre el “Libro de Kells” que es un clásico cuento infantil de Irlanda que conocen todos los chicos que van al colegio. La idea era hacer una ficción y contar como fue creado ya que no se sabía mucho sobre eso.  Entonces empezó a hacer dibujos y nos los mostraba. A la par, hacíamos publicidades para sobrevivir.

Cuando termine la facultad me fui para Kilkenny donde Tomm había alquilado un departamento. Teníamos una sola computadora y empezamos a dibujar haciendo un teaser para The Book of Kells. También pedíamos consejos a la industria, la misma era muy joven en esa época. Había pequeños estudios de diez personas nada mas. Comenzamos el proceso de pedir fondos para financiar el proyecto y por suerte contamos con la ayuda del actor Brendan Gleeson que le puso la voz al personaje de Abbot Cellach.

No teníamos grandes planes, salvo dibujar, pero fue creciendo. Era prueba y error. Ahora somos 130 personas trabajando con dos estudios uno en Killkenny llamado Cartoon Saloon y otro llamado Lighthouse. Tenemos The Breadwinner estrenándose en diversos países y otro film en post-produccion llamado Wolfwalkers. Seguimos haciendo nuestros proyectos, pero de una manera más organizada.

En el mundo el éxito fue rotundo pero ¿Cómo fue la recepción de los films que iban haciendo en Irlanda?

Con The Book of Kells creo que fue en el 2008 que estrenamos. Al principio no tuvimos éxito pero después vino la nominación al Oscar y muy de a poco la gente empezó a darse cuenta del film. Se mostró en televisión nacional y en los años con el estreno de Song of the Sea la recepción fue mayor. Nuestros fans crecieron pero creo que también porque Tomm compartía los bosquejos y el proceso de hacer los films en su blog. Eso  nos dio a conocer en otros estudios como Pixar o Dreamworks. Era una manera muy favorable para nosotros de recibir el apoyo de otros animadores.

Y con respecto a las nominaciones al Oscar, la primera vez fue todo una sorpresa me imagino pero ¿las que siguieron ya estaban más acostumbrados?

Si, la primera vez no caíamos, fue sorprendente. Con Song of the Sea estábamos más relajados. Ahora con The Breadwinner la gente comenzó a decir “bueno están haciendo una película o una película nominada al Oscar”. Entonces la expectativa era algo bastante difícil. Estábamos muy contentos que los films fueran bien recibidos, una nominación de la academia te hace mucho más visible. Mas gente va al cine o la ve en bluray o dvd. Esa primera nominación al Oscar nos estabilizó como una compañía. Es una gran oportunidad pero la presión en Tomm para su próximo film es considerable. Digamos que no podemos comparar los films que preparamos, es como una competencia de belleza pero no nos dábamos cuenta que estábamos participando. Por eso, las nominaciones son una maldición y una bendición al mismo tiempo.

Y ¿cómo encuentran el balance a la hora de tocar ciertas temáticas que son para adultos y otras para niños?

Es una pregunta interesante. En términos de temáticas es todo lo mismo: amor, perdida, creatividad y conflicto. Son cosas que todos nos preocupamos no importa la edad que tengamos. Hay maneras o capas en las historias de transmitir un tema. Es algo que me interesa mucho desde mis primeros cortometrajes. Tratar de encontrar esa manera. Los chicos se dan cuenta de algunos elementos en las historias y los adultos otros. En The Breadwinner muchas veces los adultos están más afectados emocionalmente por la historia, pero no los niños. Ellos no saben el contexto de la cultura talibán y lo que significa para una chico crecer en conflicto. Pero la idea es que vean la situación a través de la mirada de Parvana.

Como directora tengo que tomar ciertas decisiones para encontrar el balance, hago la animación bastante sutil, el fondo lo más hermoso que podíamos pero sin perder la conexión emocional con los personajes. La comprensión de los chicos y los adultos puede diferir como pasa en las fábulas. La idea es que generen preguntas para que las respuestas puedan armar un futuro de aprendizaje.

Finalmente, ¿qué influencias tuviste a la hora de hacer The Breadwinner? Ya sean reales o de otras películas

Bueno buscamos primero historias que tuvieran experiencias de niños con conflictos como Persepolis, Walz of Bashir o La tumba de las Luciérnagas. Pero finalmente fue influenciado por personas de Afganistan. Tuvimos conversaciones con ellos que fueron moldeando durante toda la producción. Incluso las mujeres afganas tuvieron mucha influencia en la música de la película. Cuando lees experiencias todo se convierte en una fotocopia de otra fotocopia, es mejor preguntar a las personas ¿cómo fue?.