Estrenos

Acusada de Gonzalo Tobal


El policial y el thriller argentinos logran cobrar fuerza en los recientes años y ahora llega Acusada de Gonzalo Tobal, que apuesta antes que nada al subgénero judicial y al protagónico de Lali Espósito.

Dolores es una muchacha de 21 años que lleva una vida muy distinta a todas las chicas de su edad. Vive prácticamente encerrada en su casa, no se puede permitir salir con su amiga a divertirse y ni siquiera tiene la posibilidad de conseguir una conquista aunque sea de una sola noche. Sus padres la resguardan mientras esperan. Esperan a que llegue el momento del juicio que la tiene a ella como protagonista, acusada de matar a quien fue su mejor amiga dos años atrás después de una fiesta. Se convirtió en la principal sospechosa porque, además de haber sido la última persona en verla viva, habían tenido poco antes una fuerte pelea a causa de un video sexual que había viralizado la víctima.

Acusada, dirigida por Gonzalo Tobal y escrita en conjunto con Ulises Porra, navega por diferentes aguas. Por un lado, el juicio con sus mecanismos y sus tiempos. Los momentos previos, los ensayos, las interrogaciones, las diferentes instancias. En el medio, la mediatización; cómo los medios pueden usar una figura pero también como uno puede usarlos a ellos a su favor. Y por otro, lo referente a ser joven, los impulsos, las relaciones. Incluso aquellas de las que más allá del encierro forzado (para no enfrentarse a la gente) que vive en su casa, no puede escapar, y ahí entra en juego un personaje que no termina aportando mucho más a la trama que esa especie de conexión con la persona que fue Dolores.

Si bien hay un misterio claro durante toda la película: ¿es ella la asesina?, esta no funciona como un mero policial. No se sigue un punto de vista único, una investigación propiamente dicha -aunque con el juicio van apareciendo elementos-, sino que el hilo conductor es el modo en que Dolores transita toda esta etapa que la aleja de una vida normal. En este punto es fundamental la interpretación de Espósito que sorprende con un registro, aunque algo monótono (quizás también por la pasividad de su personaje), lo suficientemente sutil y ambiguo como para no dar por sentada ninguna postura.

A la vida hermética en esa casa de familia acomodada se le agrega la asfixia que pueden provocar sus padres, que pretenden protegerla a toda costa más allá de que su hija se haya cerrado tanto que no pueda confirmarles su inocencia -y no obstante la posibilidad de que sea culpable es algo que nunca se menciona y si lo hace, como su hermano menor con su “a mí no me importa si fuiste vos”, es castigado-. Aquí entran en juego Inés Estévez y Leonardo Sbaraglia como los angustiados padres que nunca habían esperado verse en una situación así.

Lo más interesante del relato quizás radica en lo que tiene que ver con la mediatización, aunque no termine de explotar lo que concierne a las redes sociales. A la larga, Dolores dentro de esa pasividad se la pasa obedeciendo órdenes. De sus padres, del abogado, de sus representantes. Así es como se la ve en una entrevista vestida de una manera que casi ninguna chica de su edad luciría en circunstancias normales. Construir una imagen. Y también con la presencia de Gael García Bernal como uno de estos periodistas de programas de la tarde que ofrecen brindar pantalla y voz para luego manipularla a su antojo.

Tobal además no juzga a sus personajes, en especial a los jóvenes, aunque a veces lo tenga que hacer explícito y subrayarlo, como cuando una de sus amigas declara y aclara “igual no estaban haciendo nada malo, estaban teniendo sexo nada más”.

A nivel cinematográfico, Acusada está rodada de manera prolija con un buen uso de locaciones, tanto a cielo abierto como en esos espacios donde logra transmitir lo claustrofóbico que los percibe Dolores. Pero con respecto a lo musical, una banda sonora compuesta principalmente de canciones extranjeras se termina sintiendo invasiva, sobre todo en la primera mitad de la película.

El film dura dos horas y en algún momento comienzan a hacerse notar. También es cierto que todo juicio conlleva tiempos largos y hastíos y la película se enfoca más que nada temporalmente en este. Por último, la resolución apuesta a abrir ventanas, a generar preguntas antes que dar respuestas.

En conclusión

Acusada es un thriller que intenta despegarse de sus elementos propios para delinear antes que una intriga policial, el retrato de una chica joven. Así, la película le permite a Lali Espósito seguir probándose como actriz y salir bien parada de semejante desafío. Los problemas radican en todo lo que Tobal quiere contar y abarcar en una película.

Puntaje 3 3/5
Readers Rating
0 votes
0