Festivales

9º Les Avant-Premières: Tercera Crónica


Ultima crónica desde la Novena muestra de cine francés Les Avant-Premières, con tres películas en la muestra.

Sage femme

La última película de Martin Provost (Violette) está protagonizada por dos Catherines: Frot y Deneuve. Ellas dos son el alma de esta película, en dos papeles opuestos que terminan complementándose.
Claire es partera, su vocación es ayudar a mujeres jóvenes especialmente a tener hijos. Ella también tiene un hijo, aunque ya está grande y de a poco la vida que él va armando se va alejando de la dependencia de ella.

Beatrice siempre fue una mujer de buen vivir. Amante de la buena comida, la bebida, el cigarrillo, los hombres. Su vida estuvo marcada por una búsqueda constante de libertad, pero hoy descubre que tiene un tumor en el cerebro y eso la lleva a buscar reconectarse con su pasado que quiso dejar atrás.

Beatrice se contacta con Claire, la hija del hombre del que ella estuvo enamorada pero a quien dejó por no poder brindarle él la vida de placeres y libertad que ella buscaba. Hoy se encuentra con esta mujer y el pasado le da una cachetada cuando descubre que su partida generó mucho más daño que el que podría haber imaginado.

Más allá de que Claire no quiere saber nada con ella en un principio, de a poco comienzan a descubrirse y conocerse, a una y a la otra, y así ambas van llenando en la vida de la otra un vacío con el que se habían acostumbrado a convivir.

Si bien la historia de Sage femme fue contada muchas veces, la película de Provost lo hace desde una sensibilidad y con cuotas de humor que alivianan temas duros y dolorosos como las decisiones del pasado que tomamos y la muerte. Una comedia dramática bien narrada y con dos actrices que se lucen sin resaltarse una sobre la otra.

Victoria

En esta película de Justine Triet (La batalla de Solferino), Virginie Efira interpreta a una exitosa abogada cuya vida personal se cae en pedazos. Con dos hijas pequeñas a su cargo, Victoria lleva una vida desordenada. En su casa, hay libros y papeles por todos lados. Su oficina tiene una estructura parecida. Personalmente, vive discutiendo con un ex que además escribe, y no de manera amable, sobre ella en un blog que se torna viral, y las noches las pasa con diferentes hombres a los que conoce a través de sitios online.

La aparición de Samuel (Vincent Lacoste) no parece generar demasiado en su vida en un principio, pero termina siendo fundamental. Sólo que entre tantas cosas que vive Victoria al mismo tiempo no suele ver cuando tiene algo distinto frente a ella. Su principal preocupación es el caso de un amigo que es acusado de querer asesinar a su mujer.

Entre idas y venidas, muchas caídas, encuentros y desencuentros, Victoria es una película en la que todo el tiempo suceden cosas, todo el tiempo le suceden cosas a Victoria, quien amenaza con terminar de derrumbarse en cualquier momento.

Divertida, mordaz, aunque a veces se la perciba un poco sin rumbo, así es Victoria, película y personaje.

Perdidos en París

La última película en la que se la puede ver a la actriz Emmanuelle Riva, es una singular comedia dirigida y protagonizada por Dominique Abel y Fiona Gordon.

Fiona es una canadiense que decide ir a visitar a su tía Martha a París, sabiendo que ella se encuentra senil y sola. Dominique es un sintecho que vive y sobrevive como puede en las calles de París. Fiona llega a la ciudad de las luces encantada pero pronto se queda sin nada, al perder el equipaje con todo lo que traía. Dominique es quien encuentra su bolso y aprovecha su contenido. Hasta que el destino los cruza, una, dos, varias veces. El tercer eslabón de la trama es Martha, quien huye de la gente que quiere encerrarla en un asilo.

Más allá de que la trama tiene mucho de comedia de enredos, lo más curioso del film radica en su envoltorio. La película se aleja de toda verosimilitud para entregar algo que es todo el tiempo exagerado, desbordante. Así, se apela mucho al humor físico, tan propio del cine mudo. Y la inclusión del tango en muchas de esas escenas terminan de aportarle un sello muy particular.

El tono y la estética hacen de ésta una singular y encantadora comedia. Una historia simple contada de un modo refrescante y original.