Festivales

33º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: In Fabric de Peter Strickland


Peter Strickland regresa a la Competencia Internacional del Festival de Cine de Mar del Plata con una película que sigue explorando géneros y recursos  hasta llegar a un producto inclasificable.

Escrita y dirigida por Peter Strickland, la historia de In Fabric gira en torno a un vestido. Aunque la trama de la película reducida a “un vestido rojo que mata gente” pueda parecer ridícula, Strickland se la toma muy en serio -o al menos lo suficiente- y mientras sigue experimentando con el cine termina entregando una clara fábula que funciona como crítica al consumismo.

Sheila es una mujer de mediana edad, recientemente separada, que trabaja en un banco y tiene un hijo que apenas la escucha. También es una mujer que se siente muy sola y por eso recurre a citas por correo. Buscando algo lindo que ponerse para una de esas primeras citas, accede a las liquidaciones de un importante local de indumentaria: Dentley & Soper. Un local atendido por unas extravagantes mujeres (con protagonismo de la actriz Fatma Mohamed, a quien el actor repite luego de Berberian Sound Studio y The Duke of Burgundy) y que tiene como dueño a un hombre mayor no menos singular. De hecho, hay una escena en la que ellos invitan a que entres al local (y gastar y dejarte llevar por la fiebre del consumismo) en la cual queda más que claro que son una especie de Drácula y sus novias esperando a sus presas, en este caso, clientas.

Es allí donde Sheila encuentra un hermoso vestido rojo talle 36, un talle que no creía capaz de usar y que sin embargo le queda perfecto. Pero, de a poco, las cosas a su alrededor se van tornando más extrañas y este vestido parece cobrar vida al punto de temer ella por la suya.

No conviene adelantar mucho más de lo que pasa pero sí resaltar que Strickland mueve su película entre imágenes hipnóticas y un humor absurdo por terrenos siempre inesperados, cambiando entre sus protagonistas (a la larga el mayor protagonista es el vestido) y presentando así varias historias. Una vez más el director pone en evidencia su conocimiento y ganas de seguir explorando los recursos que le ofrece el cine, como bien ya había hecho especialmente en Berberian Sound Studio, una película que de todos modos funciona mejor en su forma que en contenido pero en la cual utilizaba los rasgos más característicos del giallo, de los que se vuelve a apropiar acá.

In Fabric es extraña, tan divertida como macabra, e impredecible e inquietante por momentos. Sin dudas el resultado de un director que no le teme al riesgo y al que lo acompaña un elenco que se suma a sus curiosas propuestas sin dudar de ellas.

Fascinante e hilarante, y de manera innegable hipnótica, una de esas películas a las que simplemente hay que entregarse y disfrutar el viaje. Algo de fetichismo y de sadomasoquismo también rondará la narración, porque son temáticas que siempre parecen interesarle. Otro elemento a resaltar: la música de Cavern of Anti Matter.