Festivales

33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: If Beale Street Could Talk de Barry Jenkins


Barry Jenkins regresa a la Competencia Internacional del Festival de Cine de Mar del Plata después de Moonlight (con la cual terminó ganando el Oscar a Mejor Película), esta vez adaptando una novela de James Baldwin.

Dirigida y escrita por Barry Jenkins, If Beale Street Could Talk es un drama con tintes románticos y contenido social que gira en torno a una joven pareja de negros que pronto sufren una gran injusticia.

Tish (Kiki Layne en su debut cinematográfico) y Fonny (Stephan James) se conocen desde que son pequeños y una vez en la temprana adultez se dan cuenta de que lo suyo es algo más fuerte que una amistad, descubren que están enamorados. Cuando están por irse a vivir juntos, un sospechoso altercado deriva en que Fonny vaya preso, acusado de un grave delito y con un panorama poco alentador. Como si fuera poco, Tish descubre que está embarazada, lo que enfrenta a las dos familias cuyas mujeres nunca lograron entenderse.

Jenkins retrata a sus protagonistas de una manera bella y delicada, con mucha elegancia, sin duda enamorado de ellos. Por momentos con mucha dulzura, algo parecido a lo que hacía en Moonlight. Pero esta vez la trama se mueve con mayor liviandad, entre tiempos intercalados, dejando en evidencia que estamos no sólo ante una historia de amor, sino ante una de perseverancia.

Tish y Fonny parecen tener el mundo en su contra. El país en el que viven nunca parece preocupado en ayudarlos, al contrario, se les presenta siempre hostil sólo por su color de piel. No obstante no funciona la película como denuncia, sino que es un retrato de época (sucede en la década de los ’70) que resuena de manera actual.

También hay una notable dirección de arte y vestuario que ayudan a retratar la época. Y las actuaciones son todas destacables, hechas para sobresalir en época de premiaciones. Y sin embargo el film no consigue transmitir de manera efectiva todo aquello que busca: la historia de amor, el tono melancólico, intensidad dramática, a veces se sienten un poco forzados.