Festivales

18º Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS: Cuarta Jornada


Continua la cobertura del 18º Festival Internacional de Cine de Terror, fantástico y bizarro Buenos Aires Rojo Sangre BARS  con dos películas de la competencia internacional y dos de la competencia bizarra.

Competencia Internacional

Los olvidados de Luciano y Nicolás Onetti

Vuelven los interesantes hermanos Onetti, Luciano y Nicolás, esta vez alejándose de sus homenajes al giallo para entregar un slasher puro al mejor estilo La masacre de Texas. Con el bello y exótico Epecuén como escenario y un personaje más de la película, Los olvidados pone en foco a un grupo de jóvenes que viajan hasta esa ciudad en ruinas para filmar un documental (como lindo guiño, el director utiliza una remera de Francesca, la película anterior de los Onetti) pero pronto se encuentran varados y son atacados por gente del lugar que nunca quiso irse.

Como todo slasher cumplidor, hay cosas que vimos en un montón de películas, algunos clichés del subgénero y personajes excéntricos como villanos. No obstante, no es algo que se haya visto (y menos con esta calidad) acá en el cine argentino. Con un muy buen trabajo de fotografía, unas tomas aéreas que retratan Epecuén como si fuese un lugar de película, Los olvidados se toma un tiempo en presentar a sus personajes y luego crear este aire de misterio para luego tirar toda la carne al asador. El gore está servido, claro.

Más allá de varios lugares comunes y clichés, el guión, escrito por los hermanos junto a Carlos Goitia, funciona ante todo por lo efectivo y lo redondo. No obstante, el plus principal se lo brinda Epecuén y sus escenarios, con el matadero de Salamone incluido. Muy recomendada para quienes disfrutan los slashers y el cine de terror perturbador, no así apto para impresionables.

Hostile de Mathieu Turi

Escrita y dirigida por Mathieu Turi, Hostile es su ópera prima como realizador, una película francesa enmarcada en una post apocalíptica Nueva York. La protagonista es Juliet, una joven que va en busca de alimento y atacando a las bestias que se cruzan en su camino. De repente su camioneta vuelca y se encuentra varada de noche. Esos momentos le permiten además recordar qué pasó antes, cuando Nueva York todavía era una ciudad llena de gente y edificios, totalmente diferente al desolado desierto o ciudad abandonada que parece hoy.

Acá entra en juego otra historia y, casi, otra película. Porque aparecen flashbacks, largos y recurrentes, que van relatando la historia de amor de Juliet con un joven guapo y adinerado que la rescató de un mundo oscuro y las drogas. Esta parte de la historia es la menos atractiva, y hasta cuestionable por momentos por el tono machista involuntario con el que está relatada (algo así al mejor estilo Cincuenta Sombras, que tanto mal nos ha hecho).

Al final, una vuelta de tuerca resignifica la historia, aunque de manera algo predecible. A la larga, Hostile es una película que apuesta ante todo al drama romántico y deja con ganas de ver un poco más de ese mundo destruido y sus peligros. Los flashbacks se terminan comiendo la película y, si bien tienen que ver mucho con la resolución, hay unos cuantos que sobran y te sacan del clima en el que te introduce el encierro de Juliet en la camioneta esperando una ayuda que quizás nunca llegue.

Por último, resaltar quizás lo más valioso del film: la presencia de Javier Botet que le brinda desde el minuto uno cierta humanidad al monstruo al que le toca interpretar esta vez.

Competencia bizarra

Si ya de por sí el título de la competencia no les brinda suficiente información, lo aclaro: acá se puede encontrar cualquier cosa. Es donde caen las películas más extrañas, libres y, claro, al estar desligadas de productores, de muy bajo presupuesto.

La noche del virgen es una película española dirigida por Roberto San Sebastian y gira en torno a un joven durante la noche de fin de año. Con apariencia de perdedor, en medio de una fiesta se siente aburrido y decepcionado hasta que se da cuenta de la presencia de una mujer enfundada en un sexy vestido de lentejuelas verde que no para de mirarlo. Se van a la casa de ella y allí termina todo lo que uno podría suponer o esperar. A partir de ese momento se da una seguidilla de situaciones entre extrañas y desagradables que ponen a prueba a un protagonista que sólo espera que se termine de una vez esa noche de terror. La película dura casi dos horas y se hace eterna y bastante aburrida, especialmente cuando el humor escatológico se apropia del relato durante toda la última parte del metraje. A la larga, sufrimos (casi) tanto como el protagonista esperando que se termine.

De España también nos llega Cinebasura, dirigida por Miguel Angel Viruete y Paco Fox. La película en cuestión surge de un programa de televisión homónimo y cuenta la historia de los mismos Viruete y Fox, dos videobloggers que, al igual que en su blog Videofobia, reseñan películas clase b. Hasta que, por un extraño accidente, ven al mundo invadido por todo tipo de criaturas salidas del cine que ellos critican. Al ser expertos en el tema ellos serán los únicos capaces de salvar al mundo. A diferencia del chiste de los Simpsons, podemos decir que hay una gran verdad en el título de esta película: claramente homenajea al cine basura, y por lo tanto está filmada como cine basura. Es por esto que es muy difícil analizarla como a cualquier otra película; los efectos son malos, el guión es malo, las actuaciones son malas, pero, al mismo tiempo, ésa es la intención buscada. Por eso, sólo puede ser recomendable para gente muy fanática del género, quienes van a saber apreciar el tipo de humor que maneja. Un último dato de color para agregar: parte de la película fue financiada por sus fans a través de un crowdfunding.