Festivales

18º Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS: Primera Jornada


Empezó el Buenos Aires Rojo Sangre BARS  y, como cada año, apuesta al cine de género con variedad de propuestas novedosas que provienen de todo el mundo.

De la competencia iberoamericana.

Relicto de Laura Sánchez Acosta

Una película argentina, rodada en Concordia, Relicto retrata la historia de un padre junto a su hija adolescente que se van a una cabaña en medio del bosque poco después de la muerte de su madre. Ella no es una chica común, o fue esa muerta la que la convirtió en una chica de conductas imprevisibles, sin embargo el estar acá despierta en ellas cosas más raras e inexplicables. ¿Es ella, es producto del trauma? ¿O realmente sucede algo que no se está viendo en primer plano?.

Justamente uno de los problemas que tiene esta película es en lo que se ve. Una cámara inquieta que provoca varias imágenes movidas y una falta de iluminación que hace que muchas de las escenas principales directamente no se vean. Si bien hay clara una intención acá de sugerir más que de mostrar, de crear climas tenebrosos y de misterio, se siente que algo quedó perdido en el trayecto. Interesante propuesta de género local de todos modos, ópera prima de Laura Sánchez Acosta.

El ataúd de cristal de Haritz Zubillaga

Justamente de España proviene está película dirigida por Haritz Zubillaga y escrita junto a Aitor Eneriz. Lo más curioso del film en cuestión es la utilización de una sola y cerrada locación durante todo el relato (a excepción de unos pocos segundos al principio y al final), algo así como en Enterrado de Rodrigo Cortés.

En este caso, la protagonista es una mujer, Paola Bontempi en la piel de Amanda, una actriz que se dirige a una ceremonia donde le darán un premio por su trayectoria de ya unos veinte años. Sola, vestida de gala, y aprovechando la champaña que el servicio le brinda, se dirige en la limusina hasta el lugar de la fiesta. Hasta que descubre que no era ese el plan de quien la está conduciendo.

Ideas como la de esta película pueden derivar en muchos resultados. Lamentablemente, acá se agota bastante rápido. El antagonista, que aparece todo el tiempo a través de una voz distorsionada, no resulta lo suficientemente fuerte y muchas de sus motivaciones y acciones se perciben inverosímiles.

El film intenta retratar el mundo del cine como algo más bien cínico y superficial donde se salva quien puede, pero todo eso queda enterrado bajo capaz de escenas sin mucho sentido que apuestan a provocar antes que a brindarle algo de forma al guión. A nivel actoral, Bontempi se entrega por completo a su personaje, sin temer quedar en el ridículo.

Mirada de cristal de Ezequiel Endelman y Leandro Montejano

Escrita y dirigida por Ezequiel Endelman y Leandro Montejano, Mirada de cristal es una de las recientes películas del cine nacional que demuestran por un lado un amor inmenso hacia el cine de otra época (y de otro lugar) y por el otro que se es capaz de lograr productos de notable calidad cuando hay ganas y amor por lo que se hace.

Una oda de amor al giallo, con un gran conocimiento de género. Pero no sólo allí radica el encanto del film, cuya dirección de arte es simplemente excelente, sino que además hay una buena historia, buenos personajes y hasta participaciones especiales que brindan algunos bellos detalles más al film.

La trama gira alrededor del mundo de la moda. Alexis Carpenter es la modelo del momento, todas quieren ser como ella pero hay una sola. Mientras todo el mundo la ama por la imagen que conoce de ella, en persona es una chica caprichosa y egoísta que se cree superior al resto. Sin embargo, fallece en medio de un accidente en un desfile y esto eleva su estatus de modelo icónica. Un año después, un par de modelos se disputan la portada para el número homenaje de la famosa revista Attila.

El slasher mostrará su mejor cara entonces en una mansión donde se iba a llevar la producción de fotos. El asesino, una persona enfundada detrás de una máscara y un tapado negro que lo hace parecer un maniquí viviente, se irá cobrando cada víctima a través de decorados coloridos y glamorosos.

Entretenida, llena de guiños y con una calidad técnica inmejorable, Mirada de cristal es una pequeña joyita que demuestra el buen momento que el cine de género está pasando en nuestro país más allá de las limitaciones.