Festivales

17º Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS: Primera Jornada


Arrancó el 17º Festival Internacional de Cine de Terror, fantástico y bizarro Buenos Aires Rojo Sangre BARS, con una gran variedad de películas para los amantes del género.

De la Competencia Internacional

Night of the living Deb, de Kyle Rankin

Maria Thayer protagoniza esta película que respira de películas tan dispares como, claro, La noche de los muertos vivos, Shaun of the dead y hasta comedias románticas como Forgetting Sarah Marshall. De esta licuadora sale una comedia tan adorable como su protagonista, la colorada Thayer en el papel de una joven que una noche de alcohol logra irse con el muchacho lindo del bar para despertarse a la mañana siguiente y darse cuenta de muchas cosas: de que ninguno de los dos recuerda qué pasó la noche anterior, de que en realidad él no parece interesado en ella ahora a la luz del día, y para el colmo, su pueblo parece más muerto que nunca con calles desoladas en las que aparecen zombies que quieren comérselos. Es éste último detalle el que los lleva a permanecer juntos y emprender viaje para estar junto a sus seres queridos.

En Night of the living Deb los zombies quedan relegados a un segundo plano, y el guión decide enfocarse en las relaciones y personalidades tan particulares de sus protagonistas, que chocan pero también comienzan poco a poco a encontrarse. Con un humor y peripecias al mejor estilo de las comedias screwball, una película divertida y modesta.

Peelers, de Sevé Schelenz

No es una noche como cualquiera en ese club de strippers. Blue Jean acaba de venderlo y al otro día aquel lugar que cuida y resguarda a sus amigas pasará a manos de un señor más interesado en los negocios que en las personas. Pero además, caen unos mineros a festejar la aparición de petróleo (o eso creen que es). Y de a poco comienzan a pasar cosas raras, como ataques y personas que deberían morirse y no se mueren.

Peelers tiene una historia interesante, un personaje femenino fuerte a la cabeza, mucho gore y dosis de un humor muchas veces absurdo. También una galería de personajes atractivos. No obstante, en su rejunte, en algún momento todo esto no termina de funcionar. Es más novedosa e interesante en su primera parte que a la hora de resolverla, con situaciones forzadas y algunas sin mucha gracia. Entretenida pero no mucho más.

ataud

Ataúd blanco, de Daniel de la Vega

Virginia viaja con su hija, en ruta, escapándose probablemente de un matrimonio que no salió como esperaba. Se la tiene que arreglar sola cuando pinche una goma pero también cuando su hija sea raptada y descubra que es todo parte de un juego que no puede abandonar sin abandonarla a ella. Un juego que la deja fallecida, pero con la oportunidad de vivir un día más sólo para jugar, para salvarla. A partir de la desaparición de la nena, el film toma un ritmo vertiginoso y sigue a Virginia, comandada por voces y por la presencia de un hombre del pueblo que desde el vamos decide ayudarla, en su afán de encontrar a su hija. El problema es que no está sola, y tiene que competir con otras dos mujeres que buscan a sus niños (una madre dispuesta a todo, Eleonora Wexler, y una maestra). Las tres jugadoras poco a poco van conociendo las reglas del juego y sólo quien mejor entienda el juego va a poder salvar a su niño.

El film es más entretenido que su predecesora Necrofobia, pero su guión es más bien flojo, básico aunque sin profundidad y con baches varios. No deja de ser prueba de que el cine de género está pasando por un buen momento y aún tiene mucho más para dar. Además, Cardinali y Wexler están fantásticas y totalmente entregadas a sus personajes, las locaciones, en especial el cementerio abandonado de San Andrés de Giles, y la factura técnica terminan de hacer de Ataúd blanco una interesante película de terror argentina.

Competencia iberoamericana

Maligno, de Paco Bardales y Martín Casapia

Esta película de terror peruana tiene varios recursos que podrían haberla llevado a un buen resultado: un personaje femenino fuerte (una madre), un hospital con un pabellón en el que se suceden cosas inexplicables que las autoridades quieren negar, y la aparición de una entidad oscura que posee a la hija de la protagonista y amenaza con ser cada vez más poderosa, basada en una leyenda amazónica.

Maligno logra generar climas de terror (la fotografía lúgubre hace de ayuda) al mismo tiempo que tiene una trama interesante aunque no del todo sólida, con clichés varios. Pero otro problema grave, que se siente especialmente después de presentar la trama, es su ritmo. Comienza a tornarse lenta y repetitiva, y se mantiene principalmente por las actuaciones.

Novedades

nopyjlz2v9

Ballad in blood, de Ruggero Deodato

La presencia de Ruggero Deodato en el Festival sin dudas le dio un plus a esta edición. No sólo se proyectó su obra cumbre, Holocausto caníbal, para quienes nunca la vieron o para quienes querían volver a verla en pantalla grande a esta película que alimentó a tantas del género y seguirá haciéndolo, sino que el realizador italiano aprovechó y vino a presentar su última película.

En Ballad in blood no hay demasiado terror pero sí hay sangre y misterio. Los protagonistas son tres personas que despiertan tras una noche de fiesta desenfrenada, en Halloween, y se encuentran con una chica muerta. Nadie recuerda que pasó esa noche, hubo alcohol, drogas, sexo y algo de eso quedó registrado en el celular de la chica ahora fallecida con un tajo en el cuello.

Una chica, amiga de la víctima, y los dos muchachos irán de a poco develando los rincones oscuros de esa noche a la vez que se van revelando verdaderas personalidades e intenciones. Un film desparejo aunque interesante principalmente en la construcción psicológica de los personajes pero sobre todo de la relación entre ellos.